CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Ensayo: al doctor Cormillot le aplicaron “la vacuna china o agua destilada”

Por CNN Radio Argentina

(CNN Radio Argentina) — Al doctor Alberto Cormillot le aplicaron una dosis que puede ser “de la vacuna china o de agua destilada”, según contó este martes en CNN Radio.

Esta experiencia se denomina “doble ciego” y consiste en un método científico que se usa para prevenir que los resultados de una investigación puedan estar influidos por el efecto placebo o por el sesgo del observador. “Es parte de un estudio sobre la vacuna CanSino”, explicó el médico especializado en nutrición y obesidad, conocido por sus dietas para adelgazar y de frecuente aparición mediática.

No sentí nada. La aguja es finita y ni me di cuenta del pinchazo

“Ni la persona que me la aplicaba ni yo sabíamos qué me estaban inyectando. Fue el sábado. No sentí nada. La aguja es la más finita que vi. Ni me di cuenta del pinchazo”, le comentó a Gustavo Noriega durante la emisión del ciclo La mañana de CNN.

“Hay entre 15 y 20 de estos estudios que se están realizando en la Argentina. Yo acudí al que es dirigido por el doctor Eduardo López”, agregó.

“El ensayo en fase 3 abarca a unas 30 mil a 40 mil personas. Mide la seguridad y la eficacia”, completó.

La vacuna china es la única que se puede dar en una sola dosis

“La vacuna china es la única que se puede dar en una sola dosis”, precisó. “Dentro de un año me enteraré si me dieron la vacuna o no. Si quiero saberlo antes tengo que pedir un análisis de anticuerpos. Pero no me lo voy a hacer hasta que tengamos una vacuna fuerte y me llamen por teléfono”, vislumbró.

En otro orden, Cormillot abordó su especialidad y expuso que “la obesidad es una condición que está bastante ninguneada por la medicina, una enfermedad por la que se sufre discriminación”. Y cerró: “Hay 2.500 millones de personas en el mundo con sobrepeso y 800 millones que padecen el hambre. Antes la proporción era a la inversa”.