CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Adolfo Rubinstein, exministro de Salud: “Este escándalo da asco”

Por CNN Radio Argentina, Nacho Girón

(CNN Radio Argentina) — Adolfo Rubinstein, exministro de Salud de la Nación, evaluó este sábado en CNN Radio que “lo que pasó es una enorme desilusión”, al referirse al circuito paralelo de vacunación montado en el Ministerio de Salud de la Nación. “Pero no sorprende”, agregó.

En el programa Digamos todo, el exfuncionario señaló que “este escándalo es lamentable, da asco” y sostuvo que se trata de “una cuestión sistemática”.

Quien estuvo a cargo de la gestión sanitaria desde 2017 durante el gobierno de Mauricio Macri, primero como ministro y luego como secretario, expuso que “hay un ordenamiento explícito de prioridades, se sabe quiénes deben vacunarse”, a la vez que indicó que en la sociedad existe “ansiedad y expectativa” en un contorno de “escasez de vacunas”.

Hay un ordenamiento explícito de prioridades, se sabe quiénes deben vacunarse

En diálogo con Nacho Girón, Nuria Am y Nicolás Singer, Rubinstein subrayó que “duda” de que la nueva ministra de Salud, Carla Vizzotti, sucesora de Ginés González García, “desconozca la situación” que derivó en la renuncia de su antecesor. “Esta es la gota que rebalsa el vaso. Más que una gota, es un chorro de agua”, manifestó.

Dudo de que Alberto Fernández supiera de esta situación, que forma parte de los microclimas de cada ministerio

“Dudo de que Alberto Fernández supiera de esta situación, que forma parte de los microclimas de cada ministerio”, deslizó. “Horacio Verbitsky no es un hombre inocente, sabe lo que dice y sus repercusiones”, dijo acerca del periodista que aseguró que se vacunó en el Ministerio de Salud después de llamar a su “amigo” González García. “Para tenerlo de amigo…. mejor tenerlo de enemigo. No sé si fue una operación, pero se le parece”, reforzó.

“Es dañino para la logística que la vacunación se corte cada dos o tres semanas. Genera desconfianza y el Gobierno pierde credibilidad”, cerró.