CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

“Las vacunas deben ser para 12 millones de personas de la población vulnerable”

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina) — El médico clínico Luis Cámera afirmó este lunes en CNN Radio que la “población vulnerable” en la Argentina asciende a “12 millones de personas” y “las vacunas tienen que ser para ellos, que son los que terminan en terapia intensiva o fallecen”.

“Son los que terminan mal en un porcentaje significativo”, explicó, a la vez que señaló que “el resto de la población, por lo general los más jóvenes, lamentablemente se va a seguir infectando”.

La tasa de letalidad no cambió

En el programa Café con Pepe, el asesor presidencial desde el inicio de la pandemia remarcó que “primero tiene que descender en esa población” la cantidad de muertes, “como se ha visto claramente en el Reino Unido, vacunando a la población que puede terminar mal si contrae coronavirus”.

El exjefe de Medicina Geriátrica del Hospital Italiano indicó que en la Argentina “la tasa de letalidad no cambió. En todo el mundo se contagia gente más joven, que es la que más sale. Los varones duplican la letalidad de las mujeres en personas de hasta 60 años”, sopesó.

En diálogo con Gastón Recondo, Cámera aseveró que “en personas de 40 años, la proporción de fallecidos es de dos varones por cada mujer”.

El virus tiene predilección por los varones

“El virus tiene predilección por los varones”, acotó. Y destacó que la variante de Manaos “ataca a más personas jóvenes que durante la primera ola”.

En cuanto al panorama que se presenta de cara a una eventual llegada de la segunda ola al país, el especialista comentó que “tenemos tres opciones técnicas. En primer lugar, hay que recuperar la mística del cuidado, que se han ido relajando. En segundo término, no estoy de acuerdo con las tremendas manifestaciones sociales que se hacen todo el tiempo en el AMBA, porque así se contagia mucha más gente en el mismo momento. Y, por último, un trabajo que no hicimos bien en el aislamiento en las casas: cuando tenemos un caso hay que tratar de que quede en esa persona y no se transmita al resto de los familiares. En la medida en que haya un hogar que lo pueda hacer, los infectados tienen que usar barbijos y también los convivientes cuando se contactan. Y la tasa de contagio dentro del hogar va a disminuir”.