CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

El día a día en Israel: “Lo más grave es el comienzo de una pequeña guerra civil”

Por CNN Radio Argentina, Pepe Gil Vidal

(CNN Radio Argentina) — La argentina Ionit Kroter, residente en la ciudad israelí de Ashdod, expresó este jueves en CNN Radio que “todo el país está siendo atacado por misiles”, a la vez que indicó que “hay cosas a las que uno no se debería acostumbrar”.

“Vivo a cincuenta metros de la Franja de Gaza. El 80 % de los misiles son interceptados por la cúpula de hierro, pero queda el otro 20 %. Son ataques a la población civil. La forma de defendernos es atacar a quien nos ataca en el lugar de donde vienen los misiles, que ellos los ponen en escuelas u hospitales y no en lugares militares”, contó en el programa Café con Pepe.

El 80 % de los misiles son interceptados por la cúpula de hierro

Si no pueden acceder a un refugio cuando suenan las sirenas, las personas “terminan en la calle con las manos en la cabeza, rogando a Dios que no le caiga un misil”, relató en diálogo con Pepe Gil Vidal.

“La población argentina en Israel es muy grande, (gran parte de ella) justo al lado de la Franja de Gaza en las granjas colectivas”, expuso.

“Tengo la alarma conectada al teléfono”, reveló. Y aludió al tiempo del que se dispone para correr a un refugio en caso de un ataque palestino: “Acá es de un minuto, pero alrededor de la Franja es de 15 segundos. La alarma marca dónde están disparando. El problema no es solo la caída del misil, sino que provoca incendios”.

La alarma marca dónde están disparando

“Así es nuestra vida desde el lunes. Lo más grave es el comienzo de una pequeña guerra civil dentro del país. En ciudades donde conviven árabes y judíos, puede venir un vecino en quien confiabas a pegarte un tiro”, describió Kroter.

“Israel les dio vacunas a la gente de Gaza. Mostramos que les damos una mano. Del otro lado no recibimos lo mismo”, cerró.