CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

La historia Antes del Di Tella, según el escritor Kado Kostzer

Por CNN Radio Argentina

(CNN Radio Argentina) — El escritor y director teatral Kado Kostzer dialogó este domingo con Gustavo Noriega sobre el lanzamiento Antes del Di Tella, emociones teatrales porteñas; donde realiza una reseña histórica de la escena teatral de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde 1960 a 1965.

“En esa época yo era un partícipe más, eso me permitió estar libre para ver lo que estaba a mi alrededor ya que no tenía responsabilidades sobre ningún espectáculo”, contó el escritor en el programa Libros con Ñ.

“Yo soy hijo de librero, de chico tenía todos los libros a mi alcance y leía todo”, dijo Kostzer en CNN Radio, quien también tuvo el oficio del periodismo durante un breve lapso: “En el diario La Opinión estuve solo 9 meses, en esa etapa periodística tuve mucha libertad, me permitían toda la audacia y tenía hasta un estilo propio”.

El autor sostuvo que en este libro habla desde un lugar sin prejuicios: “Estoy hartos de leer biografías llenas de hipocresías y lugares comunes, lo mío son impresiones, me baso en emociones que viví como espectador de una platea”, asegura. Y resalta: “Si un escritor no tiene sinceridad mejor que no escriba”.

En el libro, Kostzer habla de diversas personalidades del mundo artístico que conoció en esa época, y aseguró: “Toda la gente tiene sus lados oscuros y sus lados luminosos, como es el caso de Nacha Guevara que en esa época era muy revolucionaria y terminó como jurado de Tinelli, es tristísimo, ella estaba siempre con el dedito apuntando”, sostuvo.

Soy autodidacta, estudié arquitectura y me recibí pero nunca me interesó ni me dediqué a eso. Empecé a ver teatro de chico y de alguna manera me empaché e hice el aprendizaje viendo todo indiscriminadamente. Sacaba conclusiones que en este libro están mezcladas con un criterio más de adulto y profesional”, añadió.

El director advirtió que el Di Tella cambió un estilo y fue una bisagra para lo que vendría en el arte: “Había toda una preparación de los artistas para dar una vuelta de página y dejar el teatro de autor, sin dejarlo de lado, pero que todo subsista. Cuando apareció el Di tella se aglutinaron todos los artistas con esa inquietud, era una teatro de experimentación, algunas cosas salían bien pero había muchísimas cosas fallidas”.

“El Di Tella tenía un escenario extraño, sin profundidad, no tenía telón, y tenía un gran equipo para proyecciones audiovisuales, que invitaba a ciertas innovaciones, pero eso se agotó en los primeros espectáculos”, contó.

“Buenos Aires era un centro importante de arte de vanguardia. No era difícil subir al escenario del Di tella, y cuando una camada se fue vino gente menos preparada pero con muchas ganas. El Di tella fue un movimiento, tuvo un comienzo, un desarrollo y un final. Fue un disparador de otras cosas”, sostuvo el escritor.

“Como espectador me gusta ver algo que yo nunca haría, eso es lo más emocionante. No soy investigador, soy escritor, pero me decían que esa era una época que nadie había rescatado, eso me estimuló para ir para atrás y contar esas cosas que vi con tanto entusiasmo de chico», dijo.

«Mucha gente pasó al anonimato, gente que no le interesó más el arte, los sobrevivientes no somos tantos”, agregó el director que además sostuvo que ya no se dedica al teatro porque “era productor de mis espectáculos, dueño del circo, y de esa manera te convertís en una especie de mendigo golpeando puertas”.