CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Fargosi: “Rosatti tendrá las mismas facultades que tenía Rosenkrantz en la Corte”

Por CNN Radio Argentina, Francisco Olivera

(CNN Radio Argentina) -- Alejandro Fargosi, exintegrante del Consejo de la Magistratura, cuestionó este sábado en CNN Radio a “los jueces de la Corte Suprema que se dedican a hacer política”, al mismo tiempo que consideró que “el principio de rotación en los cargos ejecutivos es una regla fundamental de la Constitución”.

“En el fondo, la Corte es más poderosa que los tres poderes” de gobierno, expuso el abogado. “En la Corte no tiene que haber un presidente eterno ni un jefe”, agregó.

Lorenzetti fue presidente de la Corte durante 12 años y acumuló una gran cantidad de poderes

En el ciclo Hora 10, Fargosi remarcó que Ricardo Lorenzetti “fue presidente de la Corte durante 12 años y acumuló una gran cantidad de poderes”, a la vez que se mostró en desacuerdo con éste, quien objetó en duros términos la designación de Horacio Rosatti al frente del máximo tribunal.

“Rosatti ha tenido una extensa militancia política en el peronismo, que tiene cuatro de los cinco sitiales de la Corte. No es alguien que apareció ayer en el mundo jurídico. Me parece muy respetable”, desgranó en diálogo con Francisco Olivera y Pablo Fernández Blanco.

El nuevo presidente de la Corte “tendrá las mismas facultades que (Carlos) Rosenkrantz”, su antecesor y ahora vicepresidente del organismo, sostuvo el entrevistado.

“La Corte hace lo que quiere. La Constitución es lo que la Corte dice que es”, auscultó Fargosi en otro tramo de la entrevista.

La Constitución es lo que la Corte dice que es

“Cada juez es individual. Si actúa o no en algún tipo de acuerdo es accidental. Ha habido jueces de la Corte que se la pasaban discrepando con sus colegas”, resaltó.

El analista jurídico, por último, celebró que ahora “las diferencias políticas no se diriman a los tiros, como ocurría en los años setenta”.