CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CNN Radio Argentina

Sergio Palazzo: “El espíritu de la CGT es lanzar un paro general contra el DNU”

Por CNN Radio Argentina

(CNN Radio Argentina) -- Sergio Palazzo, diputado nacional y Secretario General de la Asociación Bancaria, habló este sábado con CNN Radio y expresó su postura con respecto al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) propuesto por Javier Milei y la movilización prevista por la Confederación General del Trabajo (CGT) en oposición a la reforma laboral.

"Es un decreto que va en contra de la Constitución. Busca tratar la privatización de los clubes de fútbol, no sé qué necesidad y urgencia tiene. Reforma toda la ley de contrato de trabajo", cuestionó Palazzo en País Adolescente con Fernando González.

Más allá de la movilización prevista para el miércoles, Palazzo sugirió que el decreto debería ser declarado inconstitucional y buscar una medida cautelar para impedir su entrada en vigencia.

Si no levantan el decreto, no hay margen para la conversación

"Vamos a discutir una medida de fuerza, un paro. El espíritu de la CGT es lanzar un paro general contra el DNU de Javier Milei", añadió Palazzo.

El dirigente sindical destacó que el diálogo era el camino preferido para abordar las reformas laborales. "Si hay un presidente que a partir de un DNU cambia todo, no hay margen para hacer otra cosa que no sea un paro", destacó.

"Si no levantan el decreto, no hay margen para la conversación", afirmó Palazzo.

En relación con la posibilidad de un paro, Palazzo argumentó: "Si estas modificaciones laborales que propone el decreto no existieran, no estaría en discusión si hay un paro o no".

También expresó su escepticismo sobre la prosperidad del DNU en el Congreso Nacional: "Creo que el decreto no tiene posibilidad de prosperar en el Congreso de la Nación".

Palazzo concluyó indicando que no espera una crisis institucional similar a la de 2001, pero anticipa un alto nivel de conflictividad y manifestaciones de rechazo al decreto.