El funeral de George Bush trae unidad a Washington