CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

CNNE Underscored es la guía de productos y servicios que te ayuda a vivir una vida más inteligente, simple y satisfactoria. El contenido es generado por el equipo de CNNE Underscored. El personal de noticias de CNN no está involucrado. Al hacer una compra, recibimos ingresos.

El Galaxy Z Flip es el mejor celular plegable

Por CNN Underscored

Galaxy Z Flip

Samsung está avanzando en la carrera para perfeccionar el celular plegable. El Galaxy Z Flip, que sigue los pasos del Galaxy Fold, es compacto pero se abre y presume de una pantalla de 6.7 pulgadas. Es como un celular con bisagra de los de antaño, pero funciona mejor que el similar Motorola Razr gracias a sus especificaciones.

Si bien es más barato que el Galaxy Fold ($1,980) y el Motorola Razr ($1,499), su precio de $1,380 todavía eclipsa los del iPhone 11 ($699.99), el Galaxy S20 ($999.99) y el Galaxy S10e ($599.99). Es posible que el Galaxy Z Flip no esté completamente a la altura de ese precio de venta, pero con una pantalla de vidrio, una bisagra resistente y especificaciones de gama alta, destaca como el celular inteligente plegable más avanzado hasta el momento.

Una experiencia de desempaquetado estándar

Samsung empaquetó su Galaxy Fold en una caja muy grande, acorde con la expectación que generaba el celular. Esto daba algo de emoción al proceso de desempaquetado: quitabas la funda, levantabas la tapa y te encontrabas cara a cara con el Galaxy Fold desplegado. Era el protagonista y realmente daba una idea de ser un dispositivo del tamaño de una tableta.

Esta vez, la compañía ha tomado una ruta más genérica, empacando el Z Flip en una caja estándar. En el interior, tienes el dispositivo, un par de auriculares USB Type-C AKG con algunas puntas de silicona, un cable de carga USB Type-C a USB Type-A, un cargador de 16 vatios, un estuche transparente, un eyector de SIM y instrucciones estándar. Un inserto presenta algunas advertencias claras sobre el Z Flip: no es resistente al agua o al polvo, contiene imanes, no debes presionar demasiado la pantalla y no debes cerrarla con llaves o monedas en el interior.

El Z Flip también viene desplegado, mostrando la pantalla de 6.7 pulgadas encerrada en plástico. Y sí, pelar ese plástico es una sensación tan buena como siempre lo ha sido con la experiencia de desempaquetado.

Una construcción robusta y reflectante

El Z Flip viene en dos colores: Mirror Purple y Mirror Black. Después de usar ambas opciones, podemos decir que el Mirror Purple definitivamente destaca más. Si bien ambos son sorprendentes en persona y con bastantes reflejos, la opción púrpura emite los tonos más coloridos, como puede ver en el video a continuación. Puede verse azul, morado e incluso morado azulado, lo cual es un espectáculo para la vista. La opción negra es un poco más tenue con un poco de discreción en el diseño. Sin embargo, las huellas son un problema con ambos colores desde el momento en que levantas el celular.

La parte inferior trasera presenta el sensor de carga inalámbrico habilitado para Qi, y también es donde entra en juego Wireless PowerShare. Esta es la ingeniosa tecnología de Samsung que le permite cargar otros dispositivos desde el celular inteligente. Probamos el Z Flip con AirPods Pro, AirPods de segunda generación, Galaxy Buds, GalaxyBuds+, un Note 10+ e incluso un iPhone. Todos recibieron una carga de baja velocidad que no se acerca a las velocidades de carga estándar o rápida.

Tal vez más importante: todos los dispositivos que cargamos de esta manera casi se deslizaron y cayeron de la superficie Z Flip. La naturaleza resbaladiza del dispositivo también hizo que el Z Flip se deslizara tanto del cargador inalámbrico plano como vertical. Por eso recomendamos una funda. La transparente incluida es lo suficientemente decente, pero sugerimos que elijas una de cuero de Samsung o uno de plástico de terceros fabricantes como Case-Mate.

La parte superior del Z Flip, cuando está cerrada, tiene las dos cámaras principales: una ultra gran angular de 12 megapíxeles y un gran angular de 12 megapíxeles, que se combinan con un flash LED. Estos se encuentran en la esquina inferior derecha, mientras que el lado izquierdo presenta una pantalla Super AMOLED de 1.1 pulgadas.

Un control de volumen y un botón de encendido incrustado en un sensor de huellas digitales están en el lado derecho. El sensor de huellas digitales es similar a la configuración del Galaxy S10e. Tuvimos algún problema con él (tuvimos que reorientar nuestro dedo para que el sensor lo reconozca varias veces) y preferimos en gran medida el reconocimiento facial o escribir un PIN.

El control de volumen tiene una sensación táctil que permite conocer claramente la dirección sin mirar. Aparte de eso, funciona como cualquier control de volumen estándar. Se invertirán arriba y abajo cuando el dispositivo se pliegue. También te permitirá tomar una selfie fácilmente cuando el dispositivo esté plegado.

La verdadera magia ocurre cuando se despliega, lo que se puede hacer con solo un dedo con algo de experiencia. Si bien la parte posterior es resbaladiza por la sensación de vidrio, descubrimos que no planteaba demasiados problemas al abrirla.

Las dimensiones compactas del celular ocultan su pantalla relativamente grande (6,7 pulgadas, a la par con las últimas opciones de iPhone y Galaxy). Cuando se abre, el mecanismo de bisagra del Z Flip desaparece, lo que hace que la pantalla FHD + Dynamic AMOLED Infinity Flex del dispositivo sea bastante fluida. El celular es extremadamente delgado (7.2 milímetros de grosor desplegado, 17.3 milímetros cuando está plegado), pero se siente algo pesado en la mano con 183 gramos.

A diferencia del Motorola Razr, que nunca se siente realmente resistente, el Z Flip es sólido. Hay biseles alrededor de la pantalla y dos protuberancias en la parte inferior, para que puedas escuchar el Z Flip cuando lo cierras. La bisagra oculta es resistente. El Razr parece querer estar cerrado o abierto, pero el Z Flip lo puedes mover cómodamente a casi cualquier ángulo o posición.

Puedes dejar la mitad inferior plana y tener la mitad superior en un ángulo de 90 grados, por ejemplo. Esto es ideal para ver contenido, hacer videollamadas y tomar fotos con la cámara interna de 10 megapíxeles en la parte superior de la pantalla o con las cámaras duales en el exterior.

La bisagra oculta del Galaxy Z Flip está casi completamente cerrada y Samsung incluso agregó cepillos internos para evitar la pelusa del bolsillo, rocas, polvo o cualquier cosa que pueda corroer o causar problemas con la pantalla. Samsung llama a esto una característica de barrido. Es posible que recuerdes los problemas que tuvo el Galaxy Fold, que obligó a Samsung a volver al tablero de dibujo. Está claro que Samsung aprendió de ese error pasados.

Todos estos detalles hacen que plegar o desplegar el Z Flip sea una experiencia fluida. Parece que la tecnología está mejorando mucho, especialmente desde que probamos el Fold. La bisagra es una parte crucial de cualquier celular plegable, y eso se aplica al Z Flip. Pasamos casi una semana con él, y se siente como la mejor bisagra en un celular inteligente hasta ahora: muchísimo mejor que el Royale Flex Pai y mejor que el Galaxy Fold original y el Motorola Razr.

Pantalla de vidrio ultradelgado

La pantalla del Z Flip se siente como un celular inteligente tradicional. Más que la del Fold o el Razr. No sientes golpes ni placas de metal, lo cual es común, y no en el buen sentido, en el Razr. El Fold, por otro lado, se sentía como una pantalla de plástico.

Pero cuando el YouTuber Zack Nelson, también conocido como JerryRigEverything, puso sus manos en el Z Flip, descubrió que el dispositivo tiene la resistencia del plástico, no de vidrio. Nelson comenzó a teorizar, y Samsung luego confirmó, que había una capa protectora de plástico sobre la pantalla del Z Flip, similar al Galaxy Fold.

La pantalla Infinity Flex de 6,7 pulgadas en el Z Flip tiene un grosor de 30㎛ (¡aproximadamente el ancho de un cabello humano!) Con un material especial inyectado que le brinda una dureza constante. Y luego se coloca una capa de plástico en la parte superior para protegerlo. La capa de vidrio es más fuerte que las pantallas en Fold y Razr. En pocas palabras, es un gran salto adelante para una plegable. El lanzamiento de Samsung detalló más información sobre Ultra Thin Glass, calificándolo de «duro pero suave», lo que parece una buena manera de explicarlo. Si bien el vidrio ultra delgado es súper delgado y más fuerte que el plástico, todavía necesita una capa de plástico encima. Si bien es más duradero que un OLED de puro plástico, aún es menos duradero que el vidrio típico de un celular inteligente, ya sea iPhone o Galaxy.

Dicho esto, todavía hay un pequeño pliegue. Ese es un problema con las pantallas plegables que será difícil de resolver. Con la pantalla desplegada en vertical, te encontrarás tocándolo mucho, pero no es tan malo como el del Razr. Es una línea relativamente delgada que atraviesa justo el medio y no se interpone en el camino cuando se consume contenido.

En términos de visualización, la alta proporción del celular le permite ver más en Instagram, Twitter y Facebook, o cualquier otra aplicación que use una orientación vertical. Algunas aplicaciones, como Emoji Blitz de Disney, no usarán toda la pantalla, pero es probable que las aplicaciones se actualicen. Transmitimos Moana de Disney + y se vio bastante vibrante, ofreciendo una excelente manera de disfrutar de la animación 3D. Se sintió mucho más brillante incluso que el Motorola Razr, con más nitidez en las imágenes. La pantalla definitivamente está a la par con los OLED de iPhone 11 Pro y los de las líneas Galaxy S10 y Note 10.

La pantalla tiene una resolución de 1.080 x 2.636 con 425 píxeles por pulgada. Es compatible con HDR10 + y admite más de 16 millones de colores. La pantalla está a la par con otros dispositivos emblemáticos y es ideal para el uso diario. Está emparejado con Android 10 que se ejecuta con One UI Version 2 de Samsung como capa de interfaz.

Se mueve como un flagship

El Galaxy Z Flip funciona con un procesador Qualcomm Snapdragon 855+ con una memoria RAM de 8 GB. Eso es similar a la mayoría de los celulares inteligentes de gama alta del año pasado, incluido el Galaxy S10. Eso se combina con un almacenamiento interno de 256 GB. También hay una ranura para tarjeta SIM (junto con soporte para un eSIM), pero no hay ranura para tarjeta microSD.

Ejecutamos el Galaxy Z Flip a través de GeekBench 5, una aplicación de evaluación comparativa estándar que pone a prueba los dispositivos. La aplicación ejecuta pruebas en la CPU, GPU, velocidades de almacenamiento y velocidades de RAM. Imita los usos del mundo real, como consultar el correo electrónico (extraerlo del servidor y mostrarlo en la pantalla), reproducir un video que se está transmitiendo y mostrar un juego en tiempo real. Es un estándar que utiliza CNN Underscored para nuestras revisiones de dispositivos. El Galaxy Z Flip obtuvo un 744 en un solo núcleo y un 2,459 en varios núcleos, lo que lo alineó directamente con la familia Galaxy S10 y el Note10.

Usamos mucho en el Z Flip durante la semana pasada: jugando a «Fortnite» en Wi-Fi y LTE, haciendo un montón de llamadas telefónicas (¿a quién no le gusta cerrar físicamente un dispositivo para finalizar una llamada?), enviando correos electrónicos a través de Gmail y Outlook, escribiendo mensajes de Slack, haciendo llamadas a Google Duo y editando documentos de Google Drive. Estuvimos activos en Twitter, Instagram, Facebook y Messenger, y utilizamos otras aplicaciones como Netflix, Disney+, Hulu, Amazon, Duo, Afterlight, Emoji Blitz, Live Transcribe, Alexa, Google Home, entre otras. Durante todo el tiempo que pasamos con el celular, no experimentamos ningún bloqueo o ralentización de la aplicación. El Z Flip funcionó increíblemente bien, incluso con algunos juegos intensos.

Y puedes realizar múltiples tareas con el Z Flip. Digamos que comienzas viendo un video de YouTube. Puedes deslizarse desde el lado derecho y abrir Edge. Desde allí, puede elegir entre las cinco aplicaciones más utilizadas o abrir el cajón para todas las aplicaciones compatibles. También puede tirar de Chrome a la parte inferior de la pantalla. De esta manera, puede consultar cómodamente las noticias y ver un video de YouTube en la parte superior, deslizar nuevamente para tener Outlook en una mini ventana, responder a correos electrónicos o abrir Twitter para consultar sus menciones más recientes. Te permite hacer mucho sin disminuir la velocidad.

Luego está el Modo Flex, que es lo que Samsung llama cuando tienes el Z Flip en ángulo recto. En este modo, la mitad inferior descansa plana sobre una superficie y la mitad superior es vertical. Esto es ideal para la aplicación de la cámara, ya que su visor se convierte en la parte superior y su obturador y más controles de minutos se apoderan de la parte inferior. En el modo Galería, puedes mostrar tus fotos o videos en la parte superior y la parte inferior se convierte en un panel táctil, lo que le permite deslizar fácilmente el contenido o incluso desplazarte a alta velocidad a través de un video. También puedes usar Google Duo para videollamadas. Esto admite imagen en imagen, para que puedas ver con quién está chateando en una ventana que se superpone a todo el sistema operativo.

La pantalla frontal no hace mucho, pero permite consultar rápidamente la hora, responder una llamada, tomarse una selfie y ver notificaciones (se muestra como una secuencia similar a un ticker en la pantalla de 1.1 pulgadas). Simplemente toca una para que comience a desplazarse, y al abrir el Z Flip con ella activada, aparecerá automáticamente en el interior. Es una transición fácil.

En cuanto a la duración de la batería, el Z Flip tiene dos celdas que se combinan con 3.300 mAh. Una celda está en la mitad superior y la más grande está en la parte inferior. Y la buena noticia es que funciona bien, aunque no espectacular. Pudimos obtener un día completo del Z Flip la mayoría de los días, lo que significa que dura de 10 a 12 horas, mientras que el iPhone 11, 11 Pro, S10e y Note 10+ duraron mucho más cerca de 14 horas.

Las cámaras son bastante versátiles

No te equivoques, el Galaxy Z Flip no tiene la configuración de cámara del Galaxy S20 Ultra. No encontrarás ninguna lente de 108 megapíxeles aquí. Más bien, es una configuración de cámara similar al Galaxy S10.

Las lentes centrales de gran angular de 12 megapíxeles y gran angular de 12 megapíxeles hacen un buen trabajo. Puede tomar excelentes fotos estándar o usar la opción Pro Camera para personalizar la configuración. Las cámaras traseras centrales hacen un buen trabajo al manejar la luz solar directa y toman excelentes retratos y paisajes. El modo nocturno también es bastante versátil.

También puedes usar las lentes para tomar selfies cuando el Z Flip está cerrado. Para alternar entre angular y gran angular, simplemente desliza el dedo por la pantalla exterior. Sin embargo, no hay forma de cambiar la proporción de esas imágenes. Están atrapados en una relación cuadrada, que no es el fin del mundo, pero esperamos que llegue una actualización pronto. Puede ser cómico usar un visor tan pequeño, pero te acostumbrarás

El Galaxy Z Flip también es compatible con el modo de toma única de Samsung, que permite tocar el botón del obturador y mover el celular a lo que quiera disparar. El Z Flip hace el trabajo duro de capturar el video y las fotos.

En general, la calidad de imagen y video fue bastante impresionante. No es tan bueno como el S20 Ultra, pero presenta un producto final relativamente realista. Maneja bien el color con la capacidad de representar un espectro completo. Como puedes ver en la foto de la flor a continuación, puedes obtener colores muy vivos en los pétalos y colocarla en un fondo de naturaleza relativamente abstracta.

También encontrarás que hay un poco de calidez con la función automática de la cámara. No es el fin del mundo, pero hay que tenerlo en cuenta. Los iPhones en general, junto con Google Pixels, producen una imagen más fría. ¿La solución? Disparar en modo «Pro», que permite jugar con la configuración sobre la marcha o editarla después de haber capturado la toma.

En resumen

En pocas palabras, el Galaxy Z Flip es el mejor celular inteligente plegable. Samsung ha hecho un buen trabajo con este dispositivo en su mayor parte.

Samsung dará hasta $400 de descuento por un intercambio de un viejo celular al comprarlo, pero incluso al precio total de $1,380, obtendrás un celular inteligente plegable que es multitarea, es bastante agradable de usar, puede durar un día completo y tiene uno de los más vibrantes. y elegantes diseños de cualquier celular inteligente.

Nota: Los precios anteriores reflejan el precio en el momento de la publicación del artículo.