CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

CNNE Underscored es la guía de productos y servicios que te ayuda a vivir una vida más inteligente, simple y satisfactoria. El contenido es generado por el equipo de CNNE Underscored. El personal de noticias de CNN no está involucrado. Al hacer una compra, recibimos ingresos.

Las mejores cafeteras para cold brew de 2020

Por CNN Underscored

Cold Brew

Hay algo revitalizante en un vaso de café cold brew. Para muchos, es el mejor café, independientemente de la temporada o el clima. Hay varias maneras de hacer un delicioso café helado, desde simplemente enfriar el café caliente sobrante, hasta agregar café expreso recién hecho al hielo pero los amantes de esta bebida juran que lo mejor es el método cold brew.

Es un elixir que resulta de empapar lentamente el café molido a temperatura ambiente o agua fría durante varias horas (generalmente de ocho a 24). La eliminación del calor en el proceso de elaboración de la café produce un líquido suave, sedoso y menos ácido que entra, aprendimos, con bastante facilidad. Al tratar de describir la diferencia entre la cold brew y el café helado regular, un amigo que probó un par de nuestras creaciones lo comparó con la primera vez que saboreas whisky de mayor calidad, aparte de los matices en el sabor, se siente más suave en tu boca y suave a medida que baja a tu estómago.

Conforme el cold brew se ha vuelto popular, también lo ha hecho el número de dispositivos de para hacerlo. Si bien es bastante fácil hacer cold brew de alta calidad en casa usando solo un frasco o una prensa francesa, estos dispositivos específicos son convenientes y, si disfrutas del proceso de crear café, un poco más divertidos.

Para brindarte la mejor forma de hacer cold brew en casa, probamos una gama de dispositivos utilizando un amplio conjunto de criterios durante varias semanas. Medimos, goteamos, empapamos, esperamos pacientemente y nos abrimos camino a través de una bolsa de 5 libras de la molienda de reserva de cold brew de Stone Street Coffee, que produjo un concentrado rico, con aires de nuez y chocolate. Probamos cada café por sí solo directamente de la jarra, sobre hielo y con tantas leches diferentes como pudimos guardar en nuestro refrigerador, y cuando nos quedamos sin almacenamiento, dimos jarras a los vecinos para sus comentarios.

Innumerables vasos helados más tarde, nos decidimos por tres jarras destacables:

Una mirada rápida a los ganadores

Los expertos de la industria que consultamos sobre cold brew nos dijeron que un dispositivo doméstico más caro y complicado no necesariamente hace un producto de mejor sabor. Ben Helfen, especialista en educación sobre café en Counter Culture Coffee, por ejemplo, nos dijo que hace cold brew en casa en un frasco de cristal, luego lo filtra a través de un filtro de papel en un segundo frasco. Después de probar 11 dispositivos caseros comerciales, estamos de acuerdo en que en el mundo de la elaboración de cold brew, la simplicidad es el rey.

No por casualidad, entonces, los tres dispositivos de puntuación superior que probamos fueron los más simples: la metodología era llenar filtro con café, agregar agua a la jarra, poner tapa y esperar. También hay muchos dispositivos en el mercado que tienen procesos de elaboración de café más sofisticados, son más artísticos estéticamente, tienen más elementos de control de tiempo, hacen lotes ligeramente más grandes o tienen características ingeniosas adicionales. Probamos siete cafeteras que cayeron en esta categoría ligeramente más complicada, con resultados variables, aunque no cuando se trataba del sabor del café. Los siete, como nuestros tres ganadores, produjeron un cold brew consistentemente fuerte, sabroso y satisfactorio.

Ninguna de esas características adicionales, sin embargo, superó el valor de simplemente hacer muy buen cold brew con muy poco trabajo. Esto no significa que no hayamos utilizado y disfrutado de esas características adicionales; lo hicimos, pero el valor añadido que proporcionan no es tanto.

En general, la cafetera Hario Mizudashi Cold Brew obtuvo la puntuación más alta: esta jarra elegante, sofisticada y aerodinámica produce 1 litro (aproximadamente 4 tazas) de café rico y robusto en solo ocho horas. Estaba entre las más simples de montar, creó un café ejemplar en el lapso de tiempo más corto, y lo hizo de forma elegante. Además, es la segunda más asequible de nuestro inventario.

También agradablemente fácil de usar y una hermosa adición visual a una mesa de desayuno fue la Ovalware Airtight RJ3 Cold Brew Maker. Perdió por poco ante la Mizudashi solo porque su mango de vidrio se siente un poco más frágil y, por lo tanto, un poco menos fácil de usar. Tan sencilla como cualquiera de las otras cafeteras, esta fue una de las más exclusivos en cuanto al diseño y cuesta menos de $30.

La cafetera Takeya Cold Brew totalmente plástica produce 1,8 litros de fantástico brebaje, un volumen mayor que algunos de sus hermanas, y es el modelo más ligero y fácil de poner en una bolsa de fin de semana sin temor a roturas.

Una inmersión más profunda en los ganadores

Mejor cafetera de cold brew general: Hario Mizudashi Cold Brew Coffee Pot ($25; amazon.com)

La belleza del café frío brilla en este dispositivo, que cae en la intersección de la función, el estilo y la asequibilidad. Y el sistema no podría ser más fácil de operar, incluso si uno nunca ha hecho cold brew antes.

La Mizudashi llega en un rectángulo de cartón delgado y escasamente diseñado, y es un presagio perfecto de la experiencia eficiente y conservación del espacio que ofrece. Hay, por supuesto, instrucciones simples pero precisas, con gráficos útiles, pero si eres más alocado con tu café, simplemente llena el filtro con café molido en la parte superior de la malla, coloca el filtro de nuevo en la jarra y vierte lentamente agua filtrada sobre el café hasta que la jarra esté llena (incluso con un vertido lento, este proceso tarda tal vez de 60 a 90 segundos). Hay una marca en el filtro que alineas con una marca en el pico de la jarra antes de poner la tapa para evitar que el filtro salga cuando retires la tapa. Cuando la tapa esté puesta, mete todo en el refrigerador y espera ocho horas más o menos y tendrás 1 litro de magia líquida: tostado, con sabor a chocolate, nuez, ligeramente ahumado pero más suave que cualquier café que hayamos probado. Todas las ventajas de la cold brew llegan a través de este sistema de entrega compacto.

Desde la apertura de la caja en adelante, los amantes del diseño apreciarán la jarra alta y delgada, que podría mostrarse con orgullo en cualquier mesa y cabe discretamente en los mostradores de la cocina o dentro de la mayoría de los gabinetes. El filtro está construido de una malla ligera y plástica. La tapa y el mango, hechos de un plástico duradero que se desenrosca fácilmente para la limpieza. Una tapa de plástico asegura el filtro y, una vez que se retira el filtro después de la elaboración, el líquido restante en la jarra. Y la limpieza es fácil, gracias a que la parte inferior del filtro de malla se desenrosca para facilitar el vertido de los granos usados.

Esta jarra produjo café consistentemente robusto y se veía muy bien (en uno de los tres colores, negro, marrón y rojo) haciéndolo. A $25, eso es mucho valor por tu dinero.

Finalista para los amantes del diseño: Ovalware Airtight RJ3 Cold Brew Maker ($29,99; amazon.com)

Igualmente agradable estéticamente, y posiblemente aún más fácil de usar, es la cafetera helada hermética Cold Brew de Ovalware y el infusor de té con boquilla. Este dispositivo es perfecto para hacer cold brew para uno o dos, ya que produce 1 litro (o alrededor de 4 tazas) de café delicioso y suave. Funciona utilizando un filtro de metal insertable que simplemente llena con café hasta la parte superior, luego vierte lentamente agua hasta llegar a la línea «MAX» marcada claramente en la gruesa jarra de vidrio. El filtro está unido en la parte superior por un anillo de goma que lo sella en su lugar; la tapa de metal también está equipada con un anillo de goma para sellar toda la jarra durante la elaboración y el almacenamiento, y un tercer anillo de goma se ajusta alrededor de la parte inferior de la jarra de vidrio para evitar la rotura y el deslizamiento durante el uso. La combinación de vidrio, metal y goma se siente bien en las manos. Esta cafetera parece más lujosa que los $30 que cuesta.

La RJ3 está diseñado en forma cónica, lo que la hace sentir más como un dispositivo de elaboración de café. La jarra está claramente marcada en medidas de taza y mililitro.

La razón principal por la que quedó como subcampeona es debido al mango de la jarra, también hecho de vidrio, que nos dio cierta ansiedad durante el proceso de prueba por la fragilidad. Si no te preocupa que los niños pequeños o las mascotas domésticas lo rompan, la recomendamos de todo corazón.

La mejor opción de viaje: Cafetera Helada Takeya Cold Brew ($21,99; amazon.com)

Nos gusta pensar en la cafetera helada Takeya Cold Brew como el HydroFlask de la elaboración de cold brew: Llénala, pon la tapa, métela en tu bolsa y vete a cualquier parte con ella. Bueno, no del todo, pero casi. Esta cafetera es de baja tecnología e intuitiva, y es bastante portátil.

La jarra y la tapa Takeya están hechas de un plástico sólido, y el filtro es de malla y plástico, lo que significa que es duradera y prácticamente irrompible. El mecanismo de elaboración de café es el mismo que el de los otros dos ganadores: llena el filtro con café, agrega agua a la jarra, enrosca la tapa, siéntate en silencio durante unas horas y listo. Las instrucciones para esta específicamente requieren que el usuario agite la jarra un par de veces durante la elaboración de café para mezclar y activar los granos y el agua. (Revolver o mezclar de otra manera el café es una buena idea, sin importar qué fabricante de cold brew esté usando). La tapa es sorprendentemente segura, por lo que no hay fugas durante la agitación. La jarra es grande y alta – hace 1,8 litros, o 1.9 cuartos de galón, de cold brew – pero se pide al usuario que la ponga de lado en el refrigerador durante la elaboración. Durante una de nuestras pruebas, un poco de café goteó, pero posteriormente aseguramos mejor la tapa y no experimentamos ninguna fuga. Esta fue la cafetera más asequible que probamos, pero fue tan eficiente y de buen rendimiento como cualquiera de las otras de nuestro grupo de pruebas.

Para una cafetera de plástico, la Takeya es bastante bonita, aunque no proporciona una experiencia de uso tan buena como las de vidrio. Su diseño mínimo la hace sentir más sofisticado; sin embargo, debido a que no hay marcas de medida en la jarra, la experiencia de elaboración no es tan precisa como con los otros modelos que probamos. Si estás haciendo menos de 2 cuartos de galón, tendrá que medir tanto el café como el agua, pero si vas a hacer la cantidad máxima, solo agrega café y agua en la parte superior. Más o menos tan fácil como rellenar una jarra de agua Brita: simplemente te detienes cuando se va a desbordar.

Si así es como te gusta preparar café, quieres gastar menos de $25 tienes un poco más de espacio en tu nevera, esta máquina es para ti.

Nota: Los precios anteriores reflejan el precio en el momento de la publicación del artículo.