CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Proyecto Libertad

La esclavitud de hoy: un problema que no puede ignorarse

Por Juan Andrés Muñoz

¿Te ha ocurrido alguna vez que lees algo e inmediatamente tienes que releerlo porque no puedes creer que sea verdad? Eso me pasó cuando leí que los niveles de esclavitud y trata de personas son actualmente los más altos de toda la historia.

¿Seguro que eso no puede ser correcto?

Obviamente no hay un número exacto, pero la Organización Internacional del Trabajo, así como abolicionistas reconocidos como Kevin Bales y Siddharth Kara, sitúan la cifra global de esclavos entre 10 y 30 millones en todo el planeta. Como mínimo, 10 millones.

Dirigir el negocio de trata de personas a nivel mundial es despiadadamente ambicioso, cuenta con grandes rendimientos sobre la inversión y, crucialmente, de ineficacia gubernamental. Al igual que la mayoría de las actividades criminales.

Asimismo, las cifras que se manejan son extraordinarias.

Naciones Unidas estima que el valor total de mercado de trata de personas es de 32.000 millones de dólares estadounidenses. En Europa, los criminales se embolsan 2.5 mil millones al año a través de la explotación sexual y trabajos forzados.

Pero hay que recordar que el bien aquí no son las drogas ni el contrabando; son seres humanos. Usualmente, los más vulnerables de la sociedad.

Aquellos que no pueden defenderse solos, aquellos que confían inocentemente en las intenciones de otros y que pueden ser desaparecidos con facilidad.

La crueldad e inhumanidad de aquellos que generan ganancias por este tipo de crimen es verdaderamente escalofriante.

En siglos anteriores, cuando los esclavos eran capturados y comercializados, cada uno tenía un valor significativo. Aunque usualmente su maltrato era horrendo, la realidad es que tenía sentido el mantener a un esclavo vivo y funcional, protegiendo lo que normalmente era una inversión significativa con visión de largo plazo.

Eso no ocurre en la actualidad. Muchas mujeres y niñas que son traficadas, particularmente para transacciones sexuales, son vistas como una inversión con altos rendimientos en un período relativamente corto. Posteriormente, son reemplazadas en una estable fuente de suministro.

¿Y qué crees que les pasa a aquellas que consideran que ya no son útiles?

Normalmente son adictas a las drogas que les han suministrado a la fuerza, muy probablemente estando en el país de manera ilegal, sin ningún tipo de apoyo y sin registro de su existencia.

Un triste final está casi asegurado.

Asimismo, es difícil que haya esperanza para aquellas personas que trafican personas. Se han identificado con los terribles crímenes que cometen y es poco probable que se detengan porque alguien más se los pida.

No. Lo que se necesita es la voluntad de los gobiernos para detener este vergonzoso mercado. Primeramente en los países donde las personas son secuestradas o forzadas a trabajar.

Normalmente son naciones que enfrentan diversidad de problemas, con economías difíciles, poca infraestructura, así como fuerzas legales ineficientes e intermitentes. Personas de regiones rurales y remotas son objetivos regulares, aquellas personas que son fácilmente influenciadas o simplemente secuestradas y con casi  nulas probabilidades de que su caso sea investigado adecuadamente.

Para los gobiernos locales y nacionales se trata de tan sólo uno más de una serie de problemas y presiones a las que se enfrentan. La comunidad internacional juega un papel importante para forzar la atención a la lista de quehaceres de estos países.

No es un problema que pueda ser ignorado.

CNN irá a los lugares donde los traficantes de personas aprisionan a sus víctimas.

Y seguiremos las rutas de los mercados donde sus operaciones les dejan las mejores ganancias.

Y normalmente, estos países destino no son aquellos con problemas básicos de gobierno y políticas sociales. No, se trata de países de sociedades occidentales en todo Europa y Estados Unidos.

¿Te has dado cuenta que cuando hay redadas en los burdeles de estos países, cuando la policía barre estas zonas rojas, muchos de los arrestados parece que proceden de lugares que están a miles de kilómetros de distancia? ¿Cómo es que llegan?

¿Es acaso la supuesta sala de masajes de tu colonia, en ocasiones promoviendo descaradamente los servicios de adolescentes asiáticas, el destino de un viaje desdichado que comenzó en continentes lejanos?

Ciertamente, ésta es una historia que ocurre en varias partes del mundo.

Los actuales rendimientos de inversión aseguran que el negocio de trata de personas siga creciendo, a menos que exista un esfuerzo conjunto y voluntad por parte de los gobiernos de todo el mundo para detenerlo.

El Departamento de Drogas y Crímenes de la ONU reporta que la trata de personas es la actividad criminal que más rápido está creciendo en el mundo, ahora relacionada con el contrabando de armas y quedándose tan sólo detrás del tráfico de drogas . La Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, afirma que la trata de personas traspasa culturas y continentes.

En CNN utilizaremos la totalidad de nuestros recursos internacionales para rastrear y luchar contra esta situación. Estaremos en los países donde las personas son secuestradas, comerciadas y llevadas a las manos de contrabandistas. Seguiremos las rutas mientras la gente es transportada sin piedad a zonas donde pueden generar altos retornos de  inversión.

Estaremos en el tramo final donde hombres, mujeres, niños y niñas son explotados, violados, abusados y, finalmente, desechados cuando ya no tienen valor.

Es una historia impactante y dura.

Pero también hay muchos ejemplos de gran valentía e inspiración de personas que se han resistido, de grupos que han tomado grandes riesgos por enfrentarse a los criminales. Y de individuos que han reencontrado la libertad y que no dejarán que sus experiencias los destruyan.

Queremos destacar estas grandes victorias, estos triunfos del espíritu humano.

Existen muchos grupos y personas destacadas que están haciendo un gran trabajo para ayudar a las víctimas de la trata de personas. Organizaciones como Anti-Slavery International, Free the Slaves, International Justice Mission, ECPAT, Not For Sale y Polaris Project, cuentan con  valientes integrantes en la primera línea de batalla, que arriesgan sus vidas en tierras sin ley para ayudar a los más vulnerables.

Celebridades como Demi Moore, Ashton Kutcher, Ricky Martin, Emmanuel Jal y Peter Gabriel también están uniendo su voz al creciente llamado de justicia en todo el mundo.

CNN se enorgullecerá de trabajar con varios de ellos mientras ponemos nuestros recursos para respaldar este proyecto en el 2011.

Porque la trata de personas es una actividad vergonzosa que debe ser eliminada.

*Tony Maddox es vicepresidente ejecutivo y director general de CNN Internacional