CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

Un ataque suicida del Talibán mata a 25 personas en Pakistán

Por Juan Andrés Muñoz

Un ataque suicida en las afueras de una estación policial en el noroeste de Pakistán causó al menos 25 personas muertas, una agresión por la que ya reclamó responsabilidad el grupo Talibán de Pakistán, argumentando que es parte de una serie de ataques en venganza de la muerte del líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden.

Ihsan Ullah Ihsan, vocero del Talibán pakistaní, aseguró en una llamada telefónica con CNN que las fuerzas de seguridad y autoridades del gobierno están matando a muyahidines (guerreros del Islam) inocentes y “nos vengaremos de ellos matando a sus seres queridos, como lo hicimos en los ataques del jueves”.

Al menos 56 personas resultaron heridas en la explosión, la cual ocurrió cerca de las instalaciones judiciales de la policía, detalló Abdul Rasheed, jefe de policía del distrito de Hangu, que se ubica en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, no lejos de la frontera con Afganistán.

El atacante suicida se hizo estallar en un auto, explicó Masood Khan Afridi, un veterano oficial de policía en Hangu.

El primer ministro de Afganistán, Syed Yusuf Raza Gilani, “condenó fuertemente” el ataque, de acuerdo a un comunicado emitido por su oficina.

El primer ministro, mientras reiteraba la determinación del gobierno para combatir a los elementos terroristas hasta su eliminación, aseguró que aquellos que ataquen gente inocente son enemigos de la humanidad”, según el documento. “Ellos… no tienen remordimientos por la vida humana o su credo, ya que siguen su propia y nefasta agenda”.

El funcionario afgano llamó a la población a unirse y “vencer a estos elementos antiEstado”, según el comunicado, el cual agrega que el primer ministro también instruyó una investigación rigurosa del ataque.

La agresión ocurre a casi un mes de que un equipo de élite de la Marina estadounidense mató a bin Laden su escondite en Abbottabad, Pakistán, por lo cual varios grupos afiliados al terrorista Al-Qaeda, principal responsable por los atentados del 11 de septiembre contra Estados Unidos, juraron lanzar ataques en venganza.