CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Entretenimiento

Kim Kardashian tiene psoriasis… pero ¿qué es eso?

Por Juan Andrés Muñoz

Kim Kardashian se enteró de que tiene psoriasis en un episodio de “Keeping Up with the Kardashians” emitido este domingo.

Alarmada tras descubrir unas manchas rojas que le causaban picor, Kardashian acude al dermatólogo. El doctor Harold Lancer echa un vistazo a los sarpullidos y determina que padece psoriasis, una enfermedad dermatológica común que hace que la piel se seque y se formen manchas que causan comezón.

La gravedad depende de cada persona; en algunos casos, hay gente a la que le salen por todo el cuerpo, en otros, puede estar vinculada con la artritis. Para otros, es una simple molestia.

“No puedo tener psoriasis”, le dice Kardashian a su dermatólogo en el programa.

Resulta que la madre de Kardashian, Kris Jenner, también padece la enfermedad, que se cree tiene un componente genético vinculado con el sistema inmunológico.

“He oído hablar de ella antes, porque mi madre siempre la tuvo. Pero no tenía puntos rojos por todo el cuerpo”, comentó Kardashian.

Existe un tipo de glóbulo blanco llamado T que combate las infecciones. En una persona que padece psoriasis, las células T atacan a las células sanas de la piel, según la Clínica Mayo. Cuando las células muertas de la piel y glóbulos blancos no se pueden eliminar, forman sarpullidos. Los investigadores creen que las células T se activan por motivos genéticos y ambientales.

“No es curable porque no se puede alterar la genética”, dijo Lancer.

La cara de Kardashian lo dice todo.

“Mi carrera consiste en hacer campañas publicitarias y sacarme fotos en bañador”, dijo. “La gente no entiende la presión sobre mí para que mi aspecto sea perfecto. Si gano una libra, salgo en la prensa. Imagínese lo que harían los tabloides si me ven esas manchas”, agrega.

Tratamientos como cremas, terapias ligeras y medicamentos pueden reducir los síntomas. Las ronchas pueden aumentar por infecciones, estrés, por el frío, el tabaco o el consumo de alcohol.

Lancer le dice que “lo primero que puede hacer para ayudarse a sí misma es llevar una vida tranquila y calmada”.