Por José Levy

El gobierno de Siria reaccionó con alivio tras el veto doble de Rusia y China a la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas contra su país, el cual aleja considerablemente la posibilidad de que la comunidad internacional adopte sanciones conjuntas por la represión de opositores al régimen de Bashar el Assad.

En Damasco, la consejera presidencial central, Buthaina Shaaban, ha calificado lo ocurrido de “histórico” pues, según ella, "se apoya a Siria en contra de la injusticia".

Por su parte, la oposición al régimen cree que lo ocurrido tan solo aumenta el riesgo de más violencia: "Se aleja la posibilidad de una revolución pacifica", dicen.

Uno de los principales vecinos de Siria y otrora aliado de este país, Turquía, aseguró que lo ocurrido en el Consejo de Seguridad ha sido “desafortunado”.

Así lo afirmó el primer ministro turco, Recep Tayp Erdogan, quien aseguró que, en cualquier caso, su país adoptará sanciones unilaterales contra Damasco.

Además, el ejército turco ya había dicho que este miércoles comenzaría ejercicios militares de una semana de duración precisamente en la frontera con Siria.

Sigue a José Levy en Twitter: