CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Salud

Algunas «estupideces» de padres que ponen en peligro a los hijos

Por Juan Andrés Muñoz

Por Elizabeth Cohen, corresponsal médica de CNN

(CNN) — Julie Perrault tiembla solo de pensar algunas de las «estupideces» que hizo cuando sus hijos eran bebés.

Esta madre de cuatro recuerda con horror cómo ponía a sus gemelos, David y Cate, en sillas que luego colocaba encima de la mesa para darles de comer. Pensaba que era una buena idea para evitar que sus hermanos mayores los incordiaran.

«Nunca se me ocurrió que los gemelos se podrían haber caído de la mesa, pero luego me enteré de que eso le pasó a una amiga», dijo. «Crees que no se pueden mover lo suficiente para caerse de la mesa, pero claro que pueden».

Perrault, tan cándida con sus errores de mamá que incluso los relata en un blog, dice que no se puede ser un padre perfecto. Hay tantas advertencias en todo y tantas noticias diarias sobre lo que es seguro y lo que no que es imposible estar al tanto de todo.

«Es difícil saber a qué prestarle atención y a qué no», dice Perrault, que vive en Baton Rouge, Louisiana.

publicidad

Como ejemplo, esta semana la Academia Estadounidense de Pediatría instó a los padres a no usar un producto que se encuentra en casi todas las habitaciones de bebé: los protectores de cuna. Veintisiete niños murieron en los últimos 20 años ahogados o sofocados por estos protectores.

Según los pediatras, esta es una lista de cosas que muchos padres hace, y que deberían evitar:

Poner al bebé en una silla de automóvil más grande antes de tiempo

Muchos padres se apresuran a acelerar las etapas de sus bebés, ya sea ponerle pañales más grandes o llevarlos a guarderías. Pero la doctora Jennifer Shu, portavoz de la Academia Estadounidense de Pediatría, dice que los padres tienen que tomárselo con más calma con respecto al tamaño de los asientos infantiles para el coche y utilizar el tamaño correcto hasta que el niño crezca.

Dejar dormir al bebé en el columpio

Es comprensible: el bebé se queda dormido en el columpio y lo último que queremos es despertarlos al moverlos. Pero en sus nuevas recomendaciones para combatir el síndrome de muerte súbita infantil, la Academia Estadounidense de Pediatría dice que dormir mucho tiempo en esa posición podría limitar el oxígeno que recibe el bebé.

Lo mismo ocurre con los asientos de auto. Obviamente, hay que dejarlos sentados mientras uno va conduciendo pero en cuanto se llegue a casa hay que sacarlos y ponerlos en sus cunas. Dejarlos en esa postura en el asiento podría dificultar su respiración, además de causarles problemas de reflujo, según la Clínica Mayo.

Ponerle videos «educativos»

Tu bebé no se va a convertir en un Einstein por ver un video, por mucho que lo insinúe la carátula del video. Esta semana, la Academia Estadounidense de Pediatría instó a los padres a evitar poner la televisión a los niños menores de dos años.

En una encuesta reciente, el 90% por ciento de los padres dijo que sus hijos menores de dos años veían algún tipo de medio electrónico. El grupo de pediatras señala que los videos sólo son educativos cuando el niño entiende el contenido y el contexto, y esa capacidad sólo se tiene después de los dos años.

«Les explico a los padres que ver televisión o videos dificulta el desarrollo del habla, porque cuanto más tiempo ve televisión tu bebé, hablas e interactúas menos con él», afirma el doctor Lance Goodman, un pediatra de Boca Raton, en Florida.

No poner a los bebés boca abajo

No hay duda: los niños deben dormir boca arriba. De esta forma reducen las posibilidades de que sufra una muerte súbita.

Pero mientras están despiertos, ese tiempo boca abajo les ayuda a desarrollar su tren superior y así empezar a gatear. Además, se evitan posibles deformaciones en el cráneo.

Calentar el biberón en el microondas

Perrault contrae el rostro cuando recuerda cómo calentaba en el microondas los biberones de su hija mayor, Claire.

«Luego oí cosas horribles sobre el Bisfenol A y los químicos que proceden del plástico, así que ya no lo hice con mis otros tres hijos», dice.

La Academia Estadounidense de Pediatría aconseja a los padres no calentar los biberones en el microondas por temor al Bisfenol A, un químico utilizado en algunos materiales de empaquetado, y porque no calienta de forma uniforme con lo que el bebé podría quemarse en la boca si le toca una parte muy caliente.

(Con información de Aaron Cooper)