Las paradas de autobús en Milwaukee están llenas de anuncios publicitarios que muestran a un bebé durmiendo en una cama de un adulto junto a un cuchillo de carnicero. El objetivo de la campaña es crear conciencia para acabar con la práctica de "dormir con el bebé" o permitir que los niños duerman en la misma cama con sus padres. La alcaldesa de la ciudad dijo a la corresponsal médica de CNN Elizabeth Cohen que 10 niños han muerto en estas circunstancias en un año, y que aunque los anuncios son impactantes, valen la pena para salvar vidas. Según las autoridades de salud de la ciudad, alrededor del 20% de la mortalidad infantil en Milwaukee se debe al síndrome de muerte súbita infantil, provocado en la mayoría de las veces por dormir en un entorno inseguro.

El "colecho", como se conoce esta práctica, es común en América latina, Asia, Africa y Europa, pero en Estados Unidos es controversial y la Academia Estadounidense de Pediatría lo desaconseja.