Animado por Mick Jagger y otras leyendas del rock y el blues que celebraban un concierto en uno de los salones de la Casa Blanca, el presidente Barack Obama volvió a tomar un micrófono para cantar. Esta vez interpretó algunos versos de "Sweet home, Chicago". En enero, el presidente sorprendió al público en el Teatro Apollo de Harlem cantando "Let's Stay Together" de Al Green.