Si crees que lo has visto todo, echa un vistazo a este alucinante hoyo en uno. Con una diferencia, porque el agujero se mueve a más de 190 kilómetros por hora. La hazaña fue lograda de manera conjunta por el expiloto de Fórmula 1 David Coulthard y el golfista profesional Jake Pastor, que se unieron para establecer un récord mundial muy inusual: La captura a mayor distancia de una pelota de golf en un coche en movimiento.

La pelota viajaba a 286 kilómetros por hora... Y Coulthard tenía que posicionar su Mercedes Benz SLS perfectamente para atrapar la pelota a 274 metros de distancia. A diferencia de muchos videos similares en Internet, este no es un truco. La hazaña fue verificada por el Libro Guinness de los Récords.