BEIJING (CNN) — Un deslizamiento de tierra en China sepultó a 18 estudiantes de primaria que acudieron a clases este jueves, un día feriado en el país, para compensar por las interrupciones tras los sismos recientes en el suroeste, reportó la prensa estatal.

Otra persona quedó sepultada en una casa, según la agencia de noticias Zinhua, lo que aumentó la cifra de víctimas a 19. Una familia de tres personas logró escapar antes de que los alcanzara el alud.

Hasta ahora, los rescatistas han recuperado los cuerpos de cinco estudiantes, a medida que buscan entre los escombros después de que el deslizamiento de tierra afectó a la escuela y a dos hogares, en una villa en la provincia de Yunnan, informó la cadena CCTV.

Imágenes transmitidas en la prensa estatal mostraron a hombres escarbando con palas sobre un montículo de barro y rocas en la parte inferior de una ladera empinada.

El deslizamiento siguió a varios días de lluvia, explicó Yang Jianping, líder del escuadrón de la Policía Armada del condado de Yuliang, en una entrevista con CCTV.  Un equipo de rescate militar integrado por 50 soldados apoya en el área, dijo.

"Cuando llegamos, vimos que un lado de la montaña había colapsado y cubierto la escuela primaria", dijo. "No pudimos reconocer la escuela".

La villa se encuentra en el condado de Yuliang, que fue afectado por una serie de sismos el pasado 7 de septiembre que mató 80 personas y dejó heridos a cientos.

Los estudiantes acudieron a la escuela para compensar clases luego de que el sismo causó la suspensión de los cursos por 20 días, reportó el sitio web chinanews.com, que citó al comisionado de educación del condado, Li Zhong.

Las autoridades reubicaron a otros residentes a lugares seguros, reportó Xinhua, después de que los escombros bloquearon un río y formaron un lago. Hay preocupación de que este lago crezca y rompa la obstrucción.

Una mujer que contestó el teléfono en la oficina de la comisión de educación del condado no dio a CNN más información. Dijo que los funcionarios autorizados para hablar con los medios ayudan con las tareas de rescate.

 CY Xu reportó desde Beijing y Jethro Mullen desde Hong Kong