CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

ANÁLISIS: Armas químicas: una desesperada manera de ganar

Por CNN en Español

Beirut , Líbano ( CNN ) – Pregunta: ¿Por qué se usan armas químicas? Respuesta: Porque quieres hacer el trabajo rápido.
Los productos químicos son un arma infalible en la zona de batalla. Ya se trate de la ciudad o en una zanja donde el enemigo se esconda, el gas letal los encontrará. Desde las llanuras del norte de Europa inundadas de la Primera Guerra Mundial a las áridas montañas y pantanos del conflicto entre Irán e Irak, las armas químicas se han utilizado cuando los ejércitos se empantanan y los comandantes se sienten frustrados.
Cuando la necesidad de ganar convierte la masacre en fría rutina y la indignidad de la guerra supera se accede a esta cobarde criminalidad.

Adolf Hitler los utilizó en sus campos de exterminio, diabólico en la aniquilación de sus enemigos. Así que cuando me enteré de que según dos fuentes independientes cercanas a presidente sirio, Bashar al- Assad que tenía previsto volver a tomar la ciudad más grande del país, Aleppo, en una «batalla rápida» para poder ir a las conversaciones de paz de Ginebra con «hechos sobre el terreno» a su favor, el uso de armas químicos en los suburbios de Damasco contra el resurgimiento de los rebeldes tenía todo sentido.

El ejército sirio esperaba para mediados de agosto tener el control de Homs, y para principios de septiembre había calculado concluir la guerra con la victoria que asoló Aleppo.

A finales de julio, tras la victoria estratégica de junio en Qusayr que lograron tras cortar las líneas de suministro rebeldes, las ambiciones de Assad para obtener el control del país fueron en aumento. Pero sucedieron dos cosas: los rebeldes atacaron Latakia, fuerte alauita en la costa, y distrajeron temporalmente las fuerzas del régimen. El empuje Latakia fue rápidamente rechazado, pero no sin nueva agitación de la confianza de Assad. En segundo lugar, y lo más preocupante para él, los rebeldes en la capital se estaban convirtiendo en un irritante y grave problema, calificados como la «Brigada de Damasco» tenían una fuente regional i suministrándoles armas y perfeccionando sus habilidades de combate.

Durante más de un año bandas sueltas de combatientes rebeldes han cortado en el talón de Aquiles del régimen, Damasco, con poco efecto estratégico. Siempre un punto de presión sobre los recursos militares del régimen, la capital tiene el potencial de distraer al liderazgo.

A mediados de agosto, los rebeldes más capacitados y mejor equipados amenazaban con llevar al régimen fuera de su orden del día y los ataques se estancaron en Aleppo. Un dilema para Assad ¿qué paso era el siguiente? La presión, sin duda, se transmitió a sus comandantes en Damasco: debían obtener resultados para liberar el norte.

Por entonces aparecieron los inspectores de la ONU de armas químicas. El resto parece ser historia.

publicidad