Por Sheena McKenzie, para CNN

(CNN) - Hay mucho que decir sobre la determinación. Hace dos años, un artefacto que lucía más como una pelota que rebotaba unida a un hilo de tender, se alzó en vuelo como parte de un experimento pionero en el área rural de Alemania.

Un video en YouTube de un hombre volando el "Multicopter" eléctrico atrajo más de 8 millones de visitas; los comentarios iban desde: "¡Es una máquina INCREÍBLE!" hasta "No estoy seguro si alguna cantidad de dinero sería suficiente para hacer que me sentara en medio de un conjunto de licuadoras voladoras que han sido atornilladas entre ellas".

Sin tener esto en cuenta, los tres ingenieros alemanes detrás de la desconcertante creación siguieron adelante con su sueño de crear un helicóptero eléctrico. La semana pasada, finalmente vieron buenos resultados.

No había nada parecido a una pelota cuando el ingenioso Volocopter" blanco se alzó en vuelo por primera vez; tranquilamente alcanzó los 20 metros de altura, mientras sus extasiados creadores vitoreaban desde abajo.

El futurístico helicóptero cuenta con 18 hélices sobre una fuselaje liviano de fibra de carbono; el aparato, cuya fabricación ha costado más o menos 4 millones de euros (5,4 millones de dólares) podría cambiar la forma en que viajamos para siempre.

"Lo que estamos viendo ahora, es el futuro en el que las personas ya no viajarán en auto, sino en algún tipo de aeronave", explicó Stephan Wolf, co-director ejecutivo de e-volo, la compañía detrás de la increíble máquina voladora.

"Los helicópteros normales son muy difíciles de volar. Sin embargo, lo que nosotros pensamos fue '¿Qué pasaría si pudiéramos tener un helicóptero que es fácil de pilotear, y más económico en comparación con otro aeroplano?'   "

Helicóptero ingenioso  

El Volocopter de dos pasajeros, el cual funciona con una batería de 100 kilogramos, puede viajar a por lo menos 70 kilómetros por hora. Recientemente, logró completar su primer vuelo a control remoto en un hangar en Karlsruhe, al suroeste de Alemania.

El helicóptero pesa sólo 300 kilogramos en total. Una limitación es que actualmente sólo tiene suficiente potencia como para volar durante 20 minutos, aunque los diseñadores están evaluando maneras de aumentarla, o de introducir un motor híbrido.

Varios rotores pequeños, unidos a un amplio marco circular de 10 metros, también contribuyen a que la máquina ecológica pueda sostenerse en el aire con más facilidad que los otros helicópteros.

"Si sueltas la palanca de mando, el Volocopter sólo se mantendrá en su posición actual, así que no hay nada que el piloto tenga que hacer", indicó Wolf.

"Sin embargo, si haces eso con otro helicóptero, habrá un impacto inmediato".

Volviendo a imaginar la ciudad  

Es un hecho que la simplicidad del Volocopter lo separa de otros helicópteros, y sus creadores esperan que los futuros viajeros logren tomar el helicóptero eléctrico cuando se dirigen al trabajo, en lugar de perder tiempo en el tráfico.

La Unión Europea ya está evaluando formas en las que los vehículos aéreos personales (PAV, por sus siglas en inglés) podrían revolucionar los espacios urbanos. Podría sonar como una escena de los Supersónicos, pero una ciudad en la que máquinas voladoras sustituyan a los autos no está tan lejos como parece.

"La mayoría de helicópteros del mundo se encuentran en Sao Paulo, Brasil", explicó Wolf. "Tienen varios miles de movimientos al día porque las calles se mantienen congestionadas, y todos los que pueden pagarlo, toman el helicóptero para dirigirse de un edificio al otro".

"Puedes imaginar que esto suceda en una gran ciudad en Alemania. Y ya nos han contactado varias compañías que quisieran tenerlo, tal vez con zonas de aterrizaje en los edificios".

El equipo espera vender su primer Volocopter para 2015; cada máquina costará 250.000 euros (338.000 dólares). Actualmente están buscando nuevas fuentes de financiamiento para desarrollar su diseño único.

Piensa en grande  

Han avanzado bastante desde el primer vuelo de prueba del Multicopter de apariencia extraña en 2011.

Es impresionante, considerando que el mismo Wolf había trabajado como ingeniero de software durante 25 años antes de volcar su atención a las máquinas voladoras futuristas. "Desde niño, soñaba con construir un helicóptero", dijo.

También están los otros fundadores de e-volo: Thomas Senkal, un ex-físico y Alexander Zosel, quien administró una discoteca durante casi 10 años, y quien también se embarcó en el innovador proyecto.

"Creo que todos quieren volar", dijo Wolf. "Los helicópteros son muy caros y las personas creen que quizá esta es una manera de convertirse en pilotos".

"Dentro de 20 o 30 años, habrá incluso más ciudades con millones de residentes, y el transporte será un gran problema. Tal vez necesitas ir hacia arriba para resolverlos".