Por María Santana, CNN

Nueva York (CNN Español) - El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, reiteró este jueves que desconocía el plan que incluyó el cierre de varios carriles del puente George Washington en septiembre y que causó serios problemas de tráfico a los residentes de Fort Lee.

En una conferencia de prensa, Christie pidió disculpas a los afectados, dijo estar "avergonzado y humillado" por la conducta de sus colaboradores y anunció el despido de su jefa adjunta de gabinete Bridget Anne Kelly.

En un correo electrónico dirigido a David Wildstein, en aquel entonces director de la autoridad portuaria, Kelly escribió "es hora de que haya problemas de tráfico en Fort Lee". 

Esto ocurrió unas tres semanas antes del cierre de las vías supuestamente como venganza política contra el alcalde de Fort Lee, Mark Sokolich, por no apoyar la campaña de reelección del gobernador Christie.

A través de mensajes de texto, algunos de los involucrados se burlaron también de la situación y de la preocupación del alcalde por los estragos que la situación en el puente había causado.

El incidente podría desencadenar una investigación federal, sobre todo por las consecuencias más graves del embotellamiento. Según autoridades, en al menos cuatro ocasiones hubo ambulancias que sufrieron demoras cuando se dirigían a auxiliar a personas en emergencias.

Incluso hubo un caso de una mujer de 91 años que sufrió un paro cardíaco y luego murió en el hospital, aunque su muerte no ha sido directamente relacionada con la congestión de tráfico.

El procurador general de Nueva Jersey investiga la situación para determinar si se violaron leyes federales, mientras que el alcalde Sokolich aceptó la disculpa de Christie pero sigue exigiendo respuestas.

El puente George Washington, de casi un kilómetro y medio de longitud, conecta el norte de Manhattan con Fort Lee, en Nueva Jersey, y según las autoridades por él transitan 102 millones de vehículos al año.