(CNN Español) - En Colombia comenzó una huelga agraria con fuerte presencia de la policía y una disminución del servicio público de transporte especialmente en el departamento de Boyacá, en el centro del país.

Las autoridades han enfrentado algunos bloqueos de vías y concentraciones en otros departamentos como Putumayo y Huila e incluso en Bogotá donde grupos de estudiantes quemaron llantas en apoyo al paro agrario.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Los líderes campesinos dicen que han sido traicionados por intereses particulares y por el gobierno que, dicen, ha incumplido los compromisos acordados para poner fin el paro agrario que semiparalizó la producción de alimentos en agosto del año pasado.

Los campesinos protestan por los efectos negativos que ha tenido sobre el sector el tratado de libre comercio firmado con Estados Unidos.

Líderes de otros sectores como los transportadores decidieron apoyar la protesta.

“Claro, estamos en paro con transportadores con camioneros; es que el problema no es solo de camioneros y el agro es un problema de todos los colombianos”, dijo Jorge Ignacio García, de la Confederación Nacional de Transportadores.

El ministro de Agricultura rechazó los bloqueos: "Aquí la gente tiene derecho a manifestarse, derecho a expresarse. Lo que nosotros no compartimos son bloqueos en la vía y la violencia. Porque los más perjudicados son los mismos campesinos, los más perjudicados son quienes viven de una economía familiar turística que se da en las regiones", dijo el ministro Rubén Darío Lizarralde.

El ministerio de Defensa divulgó unos panfletos atribuidos a las FARC en los que se invita al paro y se le pide a los manifestantes llevar escudo y machetes para la defensa personal.

En reacción, el negociador de las FARC, Ricardo Téllez alias "Rodrigo Granda", dijo que las acusaciones que señalan a la guerrilla como infiltrada en el paro agrario nacional es un invento de los enemigos de la paz.