CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Galerías

¿Pueden estos asientos de aviones mantener la paz?

Por CNN en Español

Por Daisy Carrington

(CNN) — Hay más que suficientes adjetivos que podemos aplicar a los asientos de avión: incómodos, voluminosos, estrechos, anticuados, y -desde el punto de vista de las aerolíneas- sobrevalorados. No es de sorprenderse entonces que muchas compañías estén buscando hacer un cambio.

Si estás desde un móvil mira las fotos aquí

¿Eliminarán las pantallas?

El Dr. Mark Hiller, director ejecutivo de Recaro Aircraft Seating, señala que acomodar los dispositivos personales de los pasajeros se ha convertido en un deber, aunque unos cuantos fabricantes aún deben abordar esa necesidad.

«La conectividad ya no es solo una opción; es una necesidad,» dice.

En la exposición Aircraft Interiors Expo en Hamburgo, Alemania, el mes pasado, Recaro desveló su más reciente asiento para la clase económica, llamado el BL3530. El nuevo asiento cuenta con un soporte para tableta, un «bolsillo inteligente» para almacenar dispositivos (y protegerlos de rasguños) y una fuente de energía para cargarlos.

Menos peso

El BL3530 sigue a otra tendencia vital; con 10 kilogramos por asiento, es más liviano que sus predecesores.

«Los costos del combustible son extremadamente altos estos días; éste es simplemente un hecho aceptado en la industria. Como resultado, cada kilogramo cuenta», dice James Lee, director de Paperclip Design Limited, un galardonado estudio de diseño industrial.

La silla más liviana en el mercado es fabricada por la relativamente nueva Expliseat, una compañía francesa que ha desarrollado un modelo hecho de titanio y materiales compuestos. Pesa solo 4 kilogramos. La compañía calcula que los ahorros en peso podrían traducirse en un ahorro de 500.000 dólares en combustible por aeronave al año.

Según Benjamin Saada, el director ejecutivo de Expliseat, los ahorros de CO2 son incluso más significativos.

«Cada uno de los aviones que equipamos ahorra 1.200 toneladas de CO2 al año. Ese es el equivalente a sembrar 45.000 árboles», dice. «Imagina si todos los aviones del mundo fueran parte de esto. Se podría cambiar por completo las emisiones globales de combustible».

Consigue un convertible

Una característica de los asientos de los aviones que es particularmente incómoda es su falta de versatilidad. Pueden reclinarse, y eso es lo más adaptable que tienen. Paperclip espera cambiar eso con su nuevo asiento Caterpillar Convertible, el cual ganó en la categoría de clase Premium y VIP de los premios Crystal Cabin este año.

El Caterpillar puede configurarse como un amplio asiento de clase económica, o puede convertirse en un asiento de clase ejecutiva, al ser un asiento reclinable y dar acceso directo al pasillo.

«El objetivo principal es permitirle a las aerolíneas que ajusten su capacidad de la cabina con base en la demanda», dice Lee.

«Los vuelos de Londres a Nueva York podrían tener una gran necesidad de clase ejecutiva, por ejemplo, pero si utilizas el mismo avión para viajar a Phuket, la demanda de asientos reclinables podría ser mucho menor. Este diseño le permite a las aerolíneas que se adapten», añade.

¿El apoyabrazos del futuro?

Este no es el primer año que Paperclip se ha llevado un premio por sus diseños. El característico apoyabrazos de Paperclip -una versión de dos niveles que brinda acceso a ambos pasajeros- se ha llevado varios galardones durante los años.

Desafortunadamente, no ha habido mucha demanda por esta innovación, ni por su potencial de tener un enfoque más democrático al espacio para los codos.

«Les he mostrado el diseño a muchos fabricantes, y ellos dicen: ‘Vaya, eso está muy bien’, pero no ha habido mucha necesidad. El asunto es el costo», dice.

Aunque el concepto podría no tener éxito en los aviones, podría convertirse en un característica en los asientos en tierra.

«Es más probable ver un día el apoyabrazos en teatros y cines. Hay menos regulaciones en tierra que en el aire, así que hay menos resistencia hacia los productos nuevos», dice.

Asientos hacia atrás

Zodiac Aerospace también ha estado experimentando una distribución alternativa que podría brindarle a los pasajeros mucho más espacio para las piernas (un área de 78 centímetros en lugar del área más estándar de 68 centímetros). El concepto del HD 31 presentaría dos asientos viendo hacia adelante con un asiento individual en medio viendo hacia atrás.

Según Pierre-Antony Vastra, vicepresidente ejecutivo en Zodiac, la distribución ha «generado mucho interés».

«Proporciona un mayor espacio para los hombros mientras le permite a la aerolínea abordar el mismo número de pasajeros», dice.