(CNN) - Filipinas se prepara para la llegada de Hagupit, que este viernes se fortaleció otra vez a la categoría de supertifón, con vientos sostenidos de 240 kilómetros por hora.

Se espera que los fuertes vientos, lluvias e inundaciones empezarán a afectar el centro y este de Filipinas el sábado por la tarde local (primeras horas de la mañana del sábado en el este de Estados Unidos).

Con los devastadores efectos del supertifón Haiyan todavía en la memoria, los residentes del archipiélago acudieron en masa a las tiendas para hacer acopio de víveres y protegerse del inminente azote.

Conocido localmente como Ruby, el tifón Hagupit  tocaría tierra el sábado por la tarde, según la Agencia Atmosférica, Geofísica y Astronómica de Filipinas (PAGASA, por sus siglas en inglés).

Las autoridades de la ciudad costera de Legazpi esperan evacuar a unas 75.000 personas, dijo a CNN su alcalde, Noel Rosal.

"Hay peligro de fuertes lluvias durante unas cuatro horas y me preocupa mucho", dijo Rosal.

La mayoría de los meteorólogos pronostican que el sistema se desplazará hacia el noroeste después de tocar tierra y que pasará al sur de la capital Manila. PAGASA calcula que Hagupit dejará el país el miércoles.

Hagupit, el nombre que utiliza la Organización Meteorológica Mundial, significa "latigazo" en filipino.