CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Entretenimiento

¿Cómo le fue a la entrega de los premios Oscar en ‘rating’?

Por CNNEspañol sjv

Por Frank Pallotta, CNNMoney

(CNNMoney) — Los Oscar dieron muchos premios el domingo por la noche, pero el mejor rating no fue uno de ellos.

La 87 entrega de los premios de la Academia tuvieron una audiencia de 36.6 millones en Estados Unidos. Si bien es un buen rating acorde a los estándares de la televisión, el número bajó considerablemente de los 43 millones de televidentes en 2014.

LEE: El «tuitómetro» de los Premios Oscar 2015

La audiencia del domingo por la noche también fue el más bajo para una transmisión de su tipo en los últimos seis años.

Las razones detrás de esta baja son difíciles de señalar, pero un programa de tres horas y media, así como una serie de películas oscuras nominadas al Oscar no ayudaron mucho.

publicidad

Para poner un ejemplo, el gran ganador de la noche, Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia, se llevó cuatro premios, incluyendo el premio más importante de la noche, Mejor película.

Estelarizada por Michael Keaton (que no ganó el Oscar) y dirigida por el mexicano Alejandro González Iñárritu (que sí se llevó la estatuilla), la película era desconocida para el público en general. Recaudó 37 millones de dólares en taquilla.

En contraste, El Francotirador ya ganó 319 millones de dólares en los cines estadounidenses, pero se fue a casa casi con las manos vacías, ya que solo ganó un Oscar por Mejor edición de sonido.

James Poniewozik, crítico de Televisión que trabaja para Times, sintió que el espectáculo no fue «ni brillante ni un desastre», sino que más bien fue como las producciones de Hollywood «que se sintió como un programa largo, programado por un comité de la Academia».

Alessandra Stanley de The New York Times opinó que el conductor Neil Patrick Harris hizo un “trabajo blando” y dijo que toda la transmisión tuvo problemas desde el principio.

“La noche de los Oscar casi siempre se extiende”, escribió Stanley, “pero está se sintió rocosa desde el principio”.