(Paul Arboleda/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - Fiscales estadounidenses presuntamente adelantan una investigación debido a que Venezuela se habría convertido una central de tráfico de drogas y lavado de dinero, según reporta la edición digital del periódico Wall Street Journal.

La investigación no está dirigida contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pero sí al presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

El artículo del WSJ cita a doce fuentes no identificadas del gobierno estadounidense y señala que la investigación podría incluir un pliego de cargos pero que la información no se haría pública hasta que no haya un arresto.

CNN ha contactado a varios funcionarios de alto nivel en Venezuela para obtener una declaración pero hasta ahora no ha recibido respuesta.

Un portavoz del departamento de Estado de Estados Unidos se pronunció sobre el reporte:

"No nos pronunciamos sobre investigaciones en curso. Cualquier consulta adicional debe ser presentada al departamento de Justicia", dijo la fuente. "En general, hemos visto que Venezuela es un punto importante de transbordo de drogas que carece de medidas policiales adecuadas, en parte, porque no participa de la cooperación estratégica, consistente y amplia de las iniciativas antinarcóticos internacionales", añadió.

Además de Cabello, la investigación también tendría en la mira a Hugo Carvajal, exdirector de inteligencia militar; Néstor Reverol, comandante de la Guardia Nacional; José David Cabello, hermano de Diosdado Cabello y ministro de Industrias; y Luis Motta Domínguez, un general de la Guardia Nacional, según el Wall Street Journal.

Cabello y otros funcionarios venezolanos han negado en varias ocasiones estar involucrados con actividades de narcotráfico.

El extenso artículo cita declaraciones judiciales de narcotraficantes colombianos que habrían dicho que no podían operar sin la ayuda de funcionarios venezolanos.

El reporte indica que la investigación no proviene del Ejecutivo de EE.UU., sino que es un trabajo de fiscales federales y agentes de la DEA que estarían recibiendo información de distintos informantes, como Leamsy Salazar, exjefe de seguridad de Cabello.

No es la primera vez que surgen reportes de este tipo. La vinculación de Diosdado Cabello al llamado Cartel de los Soles se remonta al menos a enero, cuando el diario ABC de España reportó que Salazar habría presentado pruebas en Washington en su contra.

Según ese reporte, Cabello y militares a su cargo dirigirían envíos de droga a Estados Unidos de ese cartel.

Entonces Cabello reconoció conocer a Salazar, quien por más de una década formó parte del anillo de seguridad del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fallecido en marzo de 2013.

Cabello dijo que era una persona “cercana”, pero que pasó a ser un “infiltrado”.

En abril, Cabello presentó una demanda contra tres medios de comunicación del país por hacerse eco de las acusaciones de Salazar al repicar el artículo de el diario ABC.

Desde 2008, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha apuntado a al menos siete funcionarios venezolanos, entre ellos miembro del Ejército y del servicio de inteligencia, en sus investigaciones sobre narcotráfico en colaboración con la guerrilla colombiana de las FARC.