CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Beatificación monseñor Romero

El corrido en honor a monseñor Romero

Por Jaqueline Hurtado

(CNN Español) — La beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero se extiende fuera de las fronteras de El Salvador. Su obra y su legado inspiran a muchos.

Uno de ellos es Florentino González, un inmigrante salvadoreño que vive en Los Ángeles, que escribió una canción sobre su vida.

Para González, de 49 años, el monseñor Romero representa esperanza y valentía: “El valor que él tuvo. El valor, de poder hablar en los momentos más difíciles y poder decir la verdad y lo que admiro de él”.

Hace unos meses, González, quien lleva más de 25 años viviendo en EE.UU., decidió escribirle una canción a monseñor Romero para rendirle tributo a su gran labor religiosa.

“Me inspiró oír las homilías que él decía, me inspiró escuchar la vida que verdad llevó y el gran apoyo y gran ayuda que él daba al pueblo salvadoreño.”

González dijo que desde que se enteró que monseñor Romero sería beatificado quería hacer algo especial, así que su puso a escribir y a ver películas sobre la vida de este mártir.

publicidad

“Romero es considerado una mártir de la fe porque lo mataron por su trabajo religioso. Fue una persona que causó mucha controversia y yo quería cantar sobre su vida, basándome en sus homilías,” dijo González.

“Me tocó la última estrofa, cuando él estaba celebrando una misa y en el momento que él levanta la ostia, lo matan”.

Es por eso que con ese sentimiento decidió escribirle un corrido llamado “Monseñor Romero” en el que cuenta un poco de su historia, las injusticias que sufrió y cómo falleció por su creencias religiosas.

González dice estar muy contento de que Romero vaya a ser beatificado. “Me parece algo bien especial por la razón que era un hombre que verdaderamente le daba el significado al Evangelio y para mí es una alegría que lo vayan a beatificar”.