(CNN Español) - El opositor venezolano y gobernador del estado Miranda Henrique Capriles Radonski fue recibido en Washington el lunes por el secretario general de la OEA Luis Almagro para discutir la situación en Venezuela y la posibilidad de enviar observadores a las elecciones legislativas del 6 de diciembre.

“El 6 de diciembre los venezolanos queremos decidir el rumbo de nuestro país y queremos ir a unas elecciones que tengan plenas garantías para los venezolanos”, reiteró el gobernador desde la sede de la OEA.

El rol de la OEA

En entrevista con Ione Molinares, el director del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales Carl Meacham reaccionó a las peticiones de Capriles. “La OEA tiene una larga trayectoria en cuanto a hacer observaciones que son de fiar en todo el hemisferio”, dijo Meacham.

“Tener a la OEA en esa capacidad permite que se pueda hablar de una elección que sea aceptada por todos los organismos importantes de la región”.

Para Meacham, el rol del organismo regional como observador en las próximas elecciones es fundamental, ya que de no ser parte del proceso electoral, se “pondría en duda la legitimidad de la elección”.

En cuanto a derechos humanos, Meacham subrayó el impacto de los presos políticos en el ambiente electoral al decir que estos casos también ponen en “duda el compromiso que Venezuela tiene con la democracia”.

El gobierno de Nicolás Maduro ha enfrentado grandes críticas por tener un total de 83 presos políticos incluyendo al líder opositor Leopoldo López, quien fue encarcelado en febrero del año pasado tras liderar protestas antigubernamentales. López es acusado de generar violencia tras una marcha realizada en Caracas el 12 de febrero en la que tres personas perdieron la vida.

También se le ha criticado las inhabilitaciones políticas de miembros de la oposición venezolana como la exdiputada María Corina Machado y el excandidato presidencial Manuel Rosales. Para Meacham, esto “parece ser un proceso arbitrario de sacar a gente que es opositora y que podría ganar posiciones políticas en Venezuela”.

El propio secretario general de la OEA Luis Almagro discutió las inhabilitaciones en entrevista con CNN en Español el pasado 15 de julio: “La elección debe estar abierta a todos los ciudadanos en condiciones jurídicas y legales de participar”, dijo. “Las únicas inhabilitaciones las hace la gente. Todo lo demás es forzar la situación política”, concluyó.

Meacham cree que el rol de la OEA en las elecciones venezolanas y el posible envío de observadores también podría ser un momento clave en la gestión de Almagro.

“Insulza tenía una manera más ambigua de lidiar con los temas de Venezuela, y eso enfureció a mucha gente que ven a la OEA como una organización que promueve la democracia”, reiteró. “Almagro decide tomar una decisión más firme en cuanto al rol de elecciones o cual es el rol de la OEA creo que va a ser un quiebre con el pasado”.

Maduro sobre la OEA

Por su parte, el presidente de Venezuela criticó a dicha institución diciendo que “no sirve para nada” y que es una “guarida de conspiración contra los procesos progresistas nobles, revolucionarios y auténticamente populares”.

Meacham descartó estas críticas de Maduro al reiterar que la OEA y sus observadores electorales son un mecanismo para que los ciudadanos “tenga una manera de expresar su voz”.

“Lo que es claro es que hay muchas voces que no están de acuerdo con lo que está pasando en Venezuela”, concluyó Meacham.

Insulza tenía una manera más ambigua de lidiar con los temas de Venezuela, y eso enfureció a mucha gente que ven a la OEA como una organización que promueve la democracia

Carl Meacham