(CNN Español) - Si las elecciones primarias en Argentina fueron una muestra de lo que podría pasar en las elecciones presidenciales en octubre, todo indica que habrá una segunda vuelta.

Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires y candidato del oficialista Frente para la Victoria, fue quien obtuvo la mayor cantidad de votos.

Su más cercano rival, Mauricio Macri, el candidato del Frente Cambiemos y actual intendente o alcalde de la ciudad de Buenos Aires, le sigue a una distancia de varios puntos porcentuales.

Para ganar la presidencia argentina es necesario que se obtenga más del 45 % de los votos o que el ganador tenga una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre su mas próximo rival.

Con casi el 98 % de los votos escrutados, Scioli, quien no tuvo contrincante en la interna de su partido el Frente para la Victoria, contó con el 38,41 % del apoyo electoral.

Le sigue Macri, quien sumando sus votos y los de otros dos candidatos de Cambiemos, logró el 30,07 %.

Sergio Massa, el intendente de Tigre de Una Nueva Alternativa, consiguió un 20,63 por ciento de los sufragios.

De 15 candidatos que se sometieron a las internas de sus partidos, solo 6 pasarán a las presidenciales.

Empieza así una nueva etapa política en Argentina, mucho más complicada de lo que parece.

Así analizó los resultados la diputada opositora Patricia Bullrich: