El representante republicano por Virginia, Dave Brat, bromea con el precandidato de su partido a la presidencia, Donald Trump, durante una manifestación en Washington. (Crédito: Chip Somodevilla/Getty Images).

(CNN Money) – No esperen que Donald Trump se convierta en el presidente número 45 de Estados Unidos.

Ese es el mensaje de quienes apuestan en la contienda por la Casa Blanca para el 2016.

Trump está venciendo a sus rivales con el doble de los dígitos en las encuestas nacionales, pero quienes apuestan siguen creyendo que la ventaja del multimillonario durará hasta la convención republicana, en Cleveland.

Jeb Bush está entre los posibles favoritos para ganar la nominación del Partido Republicano, según el sitio de apuestas irlandés de Internet Paddy Power. (Los casinos de Las Vegas tienen prohibido ofrecer apuestas sobre las elecciones políticas estadounidenses).

Las probabilidades del antiguo gobernador de Florida son de 13 a 8 para ser el portador del estandarte republicano. Eso está significativamente mejor que para Trump, quien tiene de 7 a 2 posibilidades. Eso significa que una apuesta de 100 dólares pagaría 163 dólares si Bush gana y 350 si Trump gana.

Tú podrías estar preguntándote: ¿qué es lo que conocen un montón de corredores de apuestas acerca de los caucus de Iowa? Quizá no mucho.

Pero tal y como con las apuestas deportivas, las probabilidades reflejan las apuestas que son hechas por apostadores reales. Eso sugiere que la gente está arriesgando su dinero para apostar por alguien que ellos creen que ganará la nominación.

Los encuestadores y los corredores de apuestas difieren

Es un fuerte contraste frente a las encuestas, las cuales muestran al magnate con una gran ventaja. La última encuesta de CNN publicada el jueves muestra a Trump con el 32% del apoyo a la nominación republicana, con 13 puntos porcentuales por delante de Ben Carson, su rival más cercano.

Ningún otro candidato –ni siquiera Bush– registra un apoyo de dos dígitos.

Greg Valliere, estratega político de Potomac Research Group, cree que las probabilidades de juego reflejan una sensación de que la dura personalidad de Trump eventualmente apagará a los votantes.

"En algún momento tú verás que enormes bloques del sistema republicano llegarán a la conclusión de que él será un desastre en una elección general", dijo Valliere.

La antigua secretaria de Estado, Hillary Clinton, es la favorita para ganar la Casa Blanca con una probabilidad de 11 a 10 en Paddy Power. Jeb Bush es el próximo con una probabilidad de 4 a 1, seguido de Trump con una probabilidad de 13 a 2.

Otros sitios de apuestas también reflejan el escepticismo por Trump.

Bush es visto como un favorito en Betfair, un sitio británico, seguido por Marco Rubio y Trump.

Los jugadores le ponen precio a la volatilidad de Trump

El mercado interactivo Pivit le da Trump un 20% de posibilidades de ganar la contienda del Partido Republicano. Pivit, el cual impulsa el mercado de predicción CNNPolitics, combina la opinión pública, las noticias y los datos para producir probabilidades en directo de los resultados del evento.

Las probabilidades que tiene Trump de ganar han subido drásticamente desde principios de julio, pero tan solo son un poco mejores que el 17% de Bush.

John McNamara, director de liquidez de Pivit, dijo que las probabilidades de que Trump obtenga la victoria son mucho menores de lo que él podría esperar por su ventaja en las encuestas.

"Donald Trump es nuevo y volátil. Él dispara desde la cadera. Tienes que tomar eso en cuenta cuando fijas un precio", dijo McNamara.

Sseñaló los recientes comentarios negativos de Trump a la revista Rolling Stone sobre la apariencia física de la candidata republicana Carly Fiorina.

"Eso mataría a la mayoría de los candidatos", dijo McNamara.

Aun así, Trump puede probar que los apostadores están equivocados, de la misma forma que desafió al sistema de Washington que pensaba que él ya habría implosionado para este momento.

"Me he equivocado al igual que la mayoría de los otros presuntos expertos que están 'dentro de Washington'", dijo Valliere. "Pensé que para agosto, Trump perdería intensidad y ya estamos en septiembre".

 

"Donald Trump es nuevo y volátil. Él dispara desde la cadera. Tienes que tomar eso en cuenta cuando fijas un precio"

John McNamara, director de liquidez de Pivit