Médicos Sin Fronteras difundió esta imagen en su cuenta de Twitter. (Crédito: MSF/ Twitter).

(CNN) – Un bombardeo contra un hospital mató al menos a 22 personas, incluidos 12 miembros de la organización Médicos Sin Fronteras y tres niños, en la ciudad afgana de Kunduz.

Fuerzas de Estados Unidos informaron que llevaron a cabo ataques en la zona y admitieron que el bombardeo contra el hospital podría haber sido un daño colateral de sus acciones contra sujetos que representaban una amenaza para sus miembros.

Médicos sin Fronteras denunció que el bombardeo continuó por más de media hora después de que notificó a las fuerzas militares que el hospital estaba bajo ataque.

37 personas resultaron heridas en el bombardeo aéreo, registrado la madrugada de este sábado. 24 de los heridos son parte del personal de Médicos Sin Fronteras.

Otras 30 personas figuran como desaparecidas.

Cuando ocurrió el ataque aéreo, 105 pacientes y sus cuidadores estaban en el hospital de Kunduz.

"MSF condena en los términos más enérgicos posibles el terrible bombardeo de su hospital de Kunduz en un momento en el que éste se encontraba completamente lleno de personal y pacientes", dijo la organización en un comunicado.

"MSF desea aclarar que todas las partes en conflicto, incluidas las autoridades de Kabul y Washington, estaban precisamente informadas de la ubicación exacta (a través de las coordenadas GPS) de todas y cada una de las instalaciones de MSF (hospital, alojamiento de trabajadores, oficina y una unidad de estabilización externa en Chardara, al noroeste de la ciudad)", agregó en la declaración.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter, dijo que ya está en curso una investigación sobre el trágico incidente. La pesquisa se lleva a cabo en coordinación con el gobierno de Afganistán, dijo Carter.

Por su parte, el general estadounidense John Campbell, comandante de las fuerzas aliadas, se disculpó con el presidente afgano Mohammad Ashraf Ghani por el ataque aéreo contra el hospital de Médicos Sin Fronteras.

El martes pasado, MSF informó que su hospital en Kunduz había acogido un alto número de heridos como resultado de los duros combates entre las fuerzas gubernamentales y de la oposición.

Los equipos de la organización dijeron que trataban a casi 200 heridos, entre ellos 46 niños. Decenas de los pacientes fueron reportados en estado crítico. La mayoría había sufrido heridas de bala, y los cirujanos trataban graves lesiones abdominales, en extremidades y cabeza.

Condolencias de Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, emitió un mensaje de condolencias por la muerte de los civiles y el personal de Médicos Sin Fronteras.

El mandatario dijo que el Departamento de Defensa ha lanzado una investigación sobre el ataque y que esperará los resultados de la misma para tener una opinión definitiva sobre la tragedia.