CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

‘Winnie Pooh’ sufrió de caries por comer demasiada miel

Por Sheena McKenzie

(CNN) — Los fanáticos del adorable oso dorado que tiene un insaciable apetito por la miel se verán confrontados por una dosis de realidad.

El cráneo de la osa que inspiró los libros infantiles de ‘Winnie Pooh’ ha sido exhibido al público por primera vez… y parece que la legendaria inclinación por los dulces del animal ha dejado su huella.

A la original osa negra canadiense, que murió en 1934, le faltan muchos de sus dientes, aparentemente después de décadas de que los niños la alimentaran con miel mientras se encontraba en el zoológico de Londres.

«Ella efectivamente padeció de una seria enfermedad en sus encías que llevó a que se le cayeran muchos de sus dientes», dijo Sam Alberti, director del Hunterian Museum del Colegio Real de Cirujanos, donde el cráneo se encuentra en exhibición.

«Y creemos que ser alimentada con dulces pegajosos por los niños durante más de 20 años probablemente no ayudó».

El cráneo es el de Winnipeg (llamada «Winnie» de cariño), una osa a la que el niño Cristopher Robin visitaba regularmente en el zoológico, y quien luego nombró a su oso de peluche en honor a ella.

publicidad

El hijo del autor A.A. Milne, Christopher Robin, aparece aquí con la osa original que inspiró los libros de ‘Winnie the Pooh’.

El niño era nada menos que el hijo del autor A.A. Milne, quien usó a la osa como inspiración para escribir sus famosos libros infantiles ‘Winnie the Pooh’, los cuales fueron publicados inicialmente a mediados de la década de 1920.

El soldado canadiense, el capitán Harry Colebourn, compró a Winnipeg cuando era cachorra en 1914 y la nombró en honor a su ciudad natal en Manitoba.

Cuando el regimiento de Colebourn fue enviado a Inglaterra a entrenarse durante el inicio de la Primera Guerra Mundial, él se llevó a la osa consigo como mascota.

Pero el grupo pronto fue desplegado para combatir en Francia, y el animal fue dejado en su hogar permanente, el zoológico de Londres.

La osa particularmente simpática fue una atracción muy popular, y su cráneo se mantuvo en el Colegio Real de Cirujanos

Después de la muerte de Winnie, su cráneo fue donado al cirujano dental James Frank Colyer, conservador del Museo Odontológico, parte de las colecciones del Colegio Real de Cirujanos.

Él hizo referencia a la pérdida de dientes de Winnie, y dijo que esto se debía a su edad avanzada y a sus hábitos alimenticios. La investigación de Coyler se convirtió en una parte.