(CNNExpansión) - La violencia y la inseguridad tienen en jaque a comerciantes y empresarios de Guerrero, pues en lo que va del año se ha registrado el cierre de 35 negocios en el municipio de Chilpancingo, según denunció Adrián Alarcón Ríos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), en esta entidad.

De acuerdo con el dirigente empresarial, entre enero y marzo alrededor de 30 empresarios y comerciantes han sido secuestrados y 50 familias han salido de la capital del estado por la situación de inseguridad, pero reconoció que en muchos casos no se presentan denuncias por el temor a represalias.

La violencia que se manifiesta en asesinatos, robos, extorsiones y secuestros, indicó Alarcón Ríos, provocan “desesperación” entre la población, y en el sector empresarial ha propiciado que 35 personas opten por portar armas de fuego para su autoprotección.

“En la desesperación hay más empresarios que están buscando la forma de conseguir armas, dentro de la ley. Algunos ya están portando (armas), empezamos con siete empresarios y ahorita ya llevamos 35 registrados, yo creo que son más pero algunos no lo quieren decir”, indicó Alarcón en entrevista con CNNExpansión.

El problema de inseguridad mantiene al sector con una pérdida del 60% en ventas y ante esto, se han unido 35 agrupaciones sociales y empresariales de Acapulco, Chilpancingo y las regiones Norte y Tierra Caliente para establecer acuerdos que obligue a las autoridades atender la problemática.

“Ya no se piensa en crear o abrir negocios, lo que pensamos ahora es ya no morir, es tratar de mantener lo que tenemos, nuestra vida y la plantilla laboral. Nuestros jóvenes mejor se van porque si no estarán en la lista de desempleo. Nadie renta, nadie vente, nadie compra, la industria está paralizada”, sostuvo el presidente de Coparmex Chilpancingo.

Advertencia ciudadana

La situación de inseguridad en Chilpancingo también está provocando que las personas hagan justicia por su propia mano. Tan sólo este miércoles un comerciante detuvo a un hombre que asaltó y agredió a una mujer embarazada en una colonia céntrica de la ciudad. El presunto agresor fue puesto a disposición de las autoridades correspondientes.

El líder de la Coparmex Chilpancingo –que integra al sector empresarial y comercial de la región Centro de Guerrero- alertó que en 50 de las más de 500 colonias de la capital del estado han sido instaladas mantas hechas por los propios ciudadanos, en las que advierten a los criminales que ya no les permitirán más robos, extorsiones o secuestros.

“No solamente es la delincuencia organizada, está también la delincuencia común. La gente se está organizando (…) la desesperación es tal, que uno está actuando teniendo armas en los hogares”, dijo.

De acuerdo con el empresario la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal no les ha dado respuesta ante esta problemática, que sostiene, es una “bomba de tiempo”.

Alarcón afirmó que sectores como el transporte, el comercio y los mercados públicos están afectados con la delincuencia.

Ante el panorama de violencia, indicó que los dueños de negocios han optado por bajar cortinas a las siete de la noche, y en fines de semana ya no existe vida nocturna en bares y restaurantes.

“El transporte está contaminado por la delincuencia organizada, tienen hasta concesiones de transporte, tienen permisos. El mercado ni se diga, está invadido y les cobran cuota”, alertó.

Falta de policías

El líder empresarial afirmó que en un encuentro que sostuvo con el alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, el mandatario local aceptó la presencia del crimen organizado en muchos sectores; también reconoció no tener suficiente personal para hacer frente a la problemática.

En la capital del estado hay más de 400.000 habitantes y el gobierno municipal sólo tiene 115 policías y cinco patrullas, lo que resulta insuficiente para dar seguridad.

Alarcón Ríos dijo que el gobierno estatal –que entró en función en octubre pasado- se comprometió con la instalación de 3.000 policías certificados, los cuales aún siguen sin ser presentados.

Sin embargo, el fiscal de Guerrero, Xavier Olea Peláez presumió en un encuentro con la sociedad civil del puerto de Acapulco, que Guerrero registra una disminución de homicidios.

Afirmó que de 30 asesinatos registrados al día en el estado, ahora sólo son de 12 a 13.

“Con inteligencia hemos bajado un porcentaje importante la delincuencia en el estado de Guerrero. Había 30 (muertos) en el estado (diarios) y ahora se registran poco menos de la mitad, 12 o 13, a veces se nos sube (…) no puedo negar que no haya (muertos) al día, hay claro, nunca les hoy a decir mentiras”, defendió.

Además agregó que en tres meses que llegó a la Fiscalía Estatal, los secuestros han caído en un 60 por ciento en el estado.