CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Clínica Universidad de Navarra

El 80% de niños obesos serán adultos obesos

Por Clínica Universidad de Navarra

La obesidad es la enfermedad nutricional más frecuente en niños y adolescentes en los países desarrollados, con graves consecuencias en el desarrollo físico y mental de los niños.

El principal problema es que aproximadamente el 80% de los niños con obesidad seguirán sufriendo este problema cuando sean mayores, de acuerdo con el Área de Obesidad de la Clínica Universidad de Navarra.

La persistencia de obesidad infantil hasta la edad adulta aumenta significativamente el riesgo de padecer enfermedades como diabetes mellitus, problemas cardiovasculares, hipertensión o el aumento de triglicéridos, colesterol y ácido úrico, lo que favorece las crisis de gota. A estas alturas nadie puede considerar la obesidad una cuestión estética, sino que se trata de una enfermedad que genera otras patologías.

Los estudios médicos más recientes confirman que la cirugía bariátrica es el modo más efectivo para conseguir una reducción de peso duradera en pacientes con obesidad mórbida y reducir los problemas de salud asociados a esta enfermedad (infarto de miocardio, hipertensión, colesterol, diabetes, dolores articulares…). De hecho, el 80% de los pacientes operados mejora la diabetes mellitus y la hipertensión arterial.

“La indicación de la cirugía es doble; mejorar la calidad de vida de las personas obesas y el estado de salud global, reduciendo el riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares o metabólicas, entre otras”, asegura el Dr. Víctor Valentí, especialista en Cirugía General y Digestiva y codirector del Área de Obesidad de la Clínica Universidad de Navarra.

Se trata de procedimientos que se realizan mediante técnicas mínimamente invasivas.

Se centran en el bypass gástrico y en la gastrectomía tubular, dados sus buenos resultados. Concretamente, los pacientes operados con bypass pueden reducir entre un 60-70% del peso que les sobra, de modo que “si una persona tiene 100 kilos de más, disminuirá su peso unos 60-70 kilos en el primer año desde la cirugía”, explica.

“Es un ejemplo pero, por lo general, en la Clínica Universidad de Navarra operamos a personas que sufren problemas de salud por la obesidad y que no necesitan pérdidas de peso tan extremas”, añade.