CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
'El Chapo' Guzmán

Una mirada a los escondites y espectaculares escapes de ‘El Chapo’

Por Catherine E. Shoichet

(CNN) — Una bañera que se eleva y conduce a una vía de escape. Un túnel de más de un kilómetro de largo que comienza dentro de una celda de prisión. Un pasaje oculto detrás de un espejo que se conecta a un sistema de desagüe.

A lo largo del reino de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, jefe de uno de los carteles más despiadados de México, los túneles han sido un pilar de la forma en la que el notorio capo de la droga se escondió de las autoridades y construyó un imperio que lo aterrizó en la lista de los magnates más ricos del mundo de la revista Forbes.

MIRA: Jurado llega a un veredicto en el caso del Chapo

2014: Detrás de la bañera
Los investigadores sospecharon que se acercaban a Guzmán en 2014 cuando descubrieron siete casas en Culiacán, México, conectadas por túneles secretos que también estaban vinculadas con la red de alcantarillado.

Pero encontrarlo después de que allanaron una de ellas fue más complicado de lo que pensaban.

“Esta casa particular tenía rejas en las ventanas. La puerta principal se reforzó, y era tan difícil de abrir, que pasaron 10 minutos”, dijo Derek Maltz, que lideraba la división de operaciones especiales de la DEA.

El tiempo que le tomó a varios soldados mexicanos ir más allá de las puertas de acero reforzado fue suficiente para permitir que se escapara Guzmán. ¿Su ruta? Una trampilla oculta bajo una bañera.

La casa de seguridad más cercana estaba a 3 kilómetros de distancia, pero gracias a la red de túneles, Guzmán fue capaz de deslizarse fuera de la vista una vez más.

Lo atraparon más tarde en un refugio junto a la playa en Mazatlán, una ciudad turística a unos 200 kilómetros de distancia.

2015: La fuga

Pero no permanecería tras las rejas por mucho tiempo. Sólo 14 meses después de que Guzmán aterrizara en la prisión de máxima seguridad del Altiplano, en México, logró escapar en julio de 2015.

Después de su fuga, las autoridades dijeron que hicieron un descubrimiento subterráneo sorprendente: un túnel iluminado y ventilado, con una pista y una motocicleta.

El túnel, según dijo el Comisionado de Seguridad Nacional de México Monte Alejandro Rubido, comenzó con un agujero de 50 x 50 centímetros en la celda de Guzmán.

El pasadizo, equipado con una escalera, llevaba a un túnel que era de unos 1,7 metros de altura y más de 70 centímetros de ancho.

En el interior del conducto, los investigadores encontraron lo que Rubido describió como una “pista adaptada para motocicletas que probablemente fue utilizado para eliminar la suciedad durante la excavación y transportar de las herramientas”.

En un aspecto, el túnel fue notablemente diferente a los otros que el cártel de Sinaloa de Guzmán había construido.

“Era directo”, dijo Jim Dinkins, exjefe de la investigación del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU..

Era una señal, afirmó Dinkins, de que un cártel conocido por la construcción de túneles sofisticados para enviar drogas a través de la frontera de EE.UU. y México había buscado a los mejores para esta causa.

“Mira. El jefe, ‘El Chapo’, está en prisión No vas a traer en el equipo B”, dijo Dinkins. “Vas a traer al mejor equipo, a los mejores excavadores, el mejor ingeniero, y su mejor equipo … con un objetivo: vas a hacer que salga el jefe”.

Un funcionario mexicano estima que construir el túnel tomó cerca de un año y que quien lo construyó sacó unos 350 camiones cargados de valor de arena y la suciedad.

El pasadizo se extendía por más de una milla y terminó dentro de una casa a medio construir. Tripulaciones comenzaron a construir la casa en diciembre de 2014, luego se detuvieron unos meses más tarde, de acuerdo con un granjero que vivía cerca.

La fachada parecía estar terminado alrededor de febrero o marzo, dijo el granjero, pero los trabajadores seguían sacando la suciedad alrededor de la propiedad durante meses – hasta el día antes de la fuga de Guzmán, cuando todos ellos se habían ido.

2016: Escape y captura

A principios de 2016, las autoridades mexicanas se estaban dirigiendo sobre el rastro de Guzmán. Esta vez, lo ubicaron en una simple casa de hormigón en Los Mochis, una ciudad costera en el estado natal de ‘El Chapo’ en Sinaloa.

Un dramático video muestra las tropas ingresando a la casa y disparando por doquier.

Pero no atraparon a Guzmán allí.

El jefe del Cartel de Sinaloa desapareció a través de una escotilla detrás de un espejo, según las autoridades.

Desde allí avanzó 800 metros y emergió en la mitad de una calle. La policía capturó a Guzmán más tarde ese día. Desde entonces ha estado tras las rejas.

Pero los investigadores que han seguido la vida de Guzmán dicen que no hay duda de que existen otros escondites fuera de prisión y que el jefe del cartel podría intentar escaparse otra vez.

“Él es el rey de los túneles”, dice Dinkins.

Nota del editor: esta nota fue originalmente publicada en julio de 2016.