CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Violencia callejera en Milwaukee tras la muerte de un hombre armado en incidente con la policía

Por Faith Karimi, Joe Sutton, Thom Patterson, Ryan Young

Milwaukee, Wisconsin (CNN) – La policía de Milwaukee mató a tiros a un hombre armado el sábado y eso desató la ira, el miedo y la incredulidad de la población, que vivió una noche de agitación.

Las autoridades llamaron a la calma y batallaron para restaurar la tranquilidad en la ciudad.

Los manifestantes quemaron varias tiendas y lanzaron piedras a los agentes policiales la noche del sábado, en el lado norte de la ciudad.

Uno de los comercios que fueron incendiados en los disturbios fue una estación de gasolina.

Un policía resultó herido y tres manifestantes fueron detenidos.

El alcalde de Milwaukee, Tom Barrett, dijo que los manifestantes habían utilizando las medios sociales para atraer a más manifestantes.

Las autoridades locales planean reunirse con líderes de la iglesia y de la comunidad este domingo para evaluar formas para avanzar hacia la normalización de la situación.

“Nunca pensé que vería a mi propia ciudad en un estado de agitación y disturbios”, dijo un residente a WDJT, una estación afiliada a CNN.

¿Qué pasó?

Todo comenzó la tarde del sábado, cuando un par de agentes de la policía detuvo a dos personas que circulaban en un vehículo por un barrio en el lado norte de Milwaukee, dijo la policía.

Eso llevó a una persecución a pie entre las personas en el coche y la policía, misma que terminó cuando un agente le disparó a uno de los ocupantes del vehículo, un joven de 23 años de edad, que estaba armado con una pistola, dijeron las autoridades.

El oficial de policía “le ordenó a ese individuo a dejara caer su arma, el individuo no bajó su arma”, dijo Barrett durante una conferencia de prensa. “Tenía la pistola con él y el agente le disparó varias veces”, agregó el alcalde.

El hombre murió en el lugar.

Hasta la mañana del domingo, no estaba claro si el segundo ocupante del coche fue detenido por la policía.

El oficial que hizo los disparos fatales no resultó herido y hará labores administrativas mientras dure la investigación.

Es un policía de 24 años de edad y tiene seis de servicio en el Departamento de Policía de Milwaukee.

Las autoridades no dieron a conocer el nombre de los ocupantes del vehículo ni del oficial que disparó, pero se sabe que el policía tenía una cámara en su uniforme en el momento del incidente, según el alcalde.

“Este es un barrio que, lamentablemente, se ha visto afectado por la violencia en el pasado reciente”, dijo Barrett.

El tiroteo se produjo cerca del mismo lugar donde un doble homicidio ocurrió el 9 de agosto. En esa ocasión, un hombre fue asesinado a tiros y otro fue apuñalado fatalmente, dijo la policía.

El concejal de la ciudad Khalif Rainey dijo que esa área ha sido un “barril de pólvora” de la violencia potencial durante todo el verano.

“Lo que pasó esta noche quizá no haya sido correcto y no estoy justificando eso, pero nadie puede negar el hecho de que hay problemas, problemas raciales en Milwaukee, Wisconsin, que deben rectificarse”, dijo Rainey.

“Esta comunidad de Milwaukee, Wisconsin, se ha convertido en el peor lugar para vivir para los afroestadounidenses en todo el país”.

Rainey dijo que la violencia del sábado fue un subproducto de las desigualdades, la injusticia, el desempleo y de la educación.

“Algo se tiene que hacer para solucionar estos problemas”, agregó.

“Las personas de raza negra de Milwaukee están cansadas, están cansadas de vivir bajo esta opresión, se trata de su vida”

Ya entrada la madrugada, la policía publicó un mensaje por Twitter en el que aseguró que el orden estaba siendo restablecido.

El presidente Obama fue informado de lo ocurrido en Milwaukee y la Oficina del Sheriff  del condado informó que ha pedido el despliegue de la Guardia Nacional para restablecer el orden en la ciudad.