Imagen compartida por el Departamento de Transporte del área Baton Rouge el domingo.

(CNN) - Louisiana se enfrenta este lunes a más lluvias e inundaciones, que ya han provocado miles de rescates y la declaratoria de estado de excepción.

Las inundaciones se han cobrado al menos cinco víctimas, una en Tangipahoa, dos en East Baton Rouge y dos en Santa Helena.

El gobernador, John Bel Edwards, dijo que más de 20.000 personas tuvieron que ser rescatados de sus hogares durante el fin de semana.

El domingo por la noche, el presidente Barack Obama aceptó la solicitud de Edwards para una declaración de emergencia que ayude en los esfuerzos de respuesta y recuperación.

Hasta el momento, el gobernador ha desplegado la Guardia Nacional de Louisiana, que movilizó a 1.700 soldados para ayudar en la búsqueda y rescate. La policía militar está ayudando a la policía local con la seguridad.

La Guardia Costera dijo que había rescatado a más de 118 personas y ayudado a más de 766 en Baton Rouge el domingo.

Los ciudadanos también han contribuido a la búsqueda y los esfuerzos de rescate, pero las aguas siguen cobrándose víctimas.

Más de 60 centímetros de lluvia han caído desde el miércoles en Livingston, cerca de Baton Rouge. Es un desastre meteorológico extremadamente raro, según el Servicio Meteorológico Nacional.

La probabilidad estadística de tales inundaciones que ocurren en un año determinado es del 1%, dijo el meteorológico.