CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Lujo

En subasta: cráneo de T. rex por 1,8 millones de dólares

Por Tiffany Ap

(CNN) – ¿Qué le regalas al hombre o la mujer que lo tiene todo?

Funcionarios de una casa de subastas asiática creen tener la respuesta en la forma de un cráneo de tiranosaurio rex valorado en un estimado de 1,8 millones de dólares.

Coleccionar autos, arte y joya son los pasatiempos habituales de la gente adinerada, pero para quienes quieren algo extra especial, el cráneo del T. rex podría ser justo lo que buscan.

Luxify, una casa de subastas reconocida, que ha hecho noticia en el pasado al intentar vender la antigua casa de Michael Jackson, ‘Neverland Ranch’, publicó la venta en línea de este cráneo con un precio inicial de 1,8 millones de dólares.

De acuerdo el sitio, es uno de los cráneos T. rex más completos y de mayor calidad que hayan salido al mercado y “será un excelente ejemplar para exhibir y el estudio académico”.

Data del periodo cretáceo, de hace aproximadamente 65,5 a 72 millones de años, y está un 94% intacto.

Luxify dijo que una firma privada estadounidense de exploración fósil de dinosaurio, Theropoda Expeditions, descubrió el ejemplar el verano pasado en un rancho en el noreste de Montana.

También descubrieron una cola parcialmente conservada y un conjunto de costillas, que forman el 28% del esqueleto del espécimen.

Por otra parte, otro esqueleto de tiranosaurio rex, que está un 45% completo, también está siendo subastado con un precio mínimo de 2,39 millones de dólares. El esqueleto de un triceratops prorsus armado en un 72%, también podría ser suyo por alrededor de 790.000 dólares o más.

Vista frontal del cráneo de un T-rex.

Vista frontal del cráneo del T-rex.

El mundo élite del coleccionismo de fósiles de dinosaurios

Si bien se podría pensar que el mercado de los fósiles de dinosaurios tiene un nicho específico, Florian Martigny, co-fundador del sitio Luxify, dijo que las piezas podrían atraer a muchos compradores.

“Probablemente sería un coleccionista apasionado”, agregó Martigny. “También podría ser una corporación, las compañías de petróleo y gas estarían interesadas en tener ese tipo de artículos en sus sedes principales. El público objetivo es muy amplio. No hay muchas piezas disponibles para el público. La mayoría de los cráneos que ves en los museos, no son realmente fósiles originales”.

El profesor Paul Barrett del Museo de Historia Natural de Londres, que ha publicado investigaciones sobre el comercio privado de fósiles, no ha visto el ejemplar pero dijo que a juzgar por su perfil, “no es un objeto único, pero es uno raro”.

“Hay algunas colecciones muy buenas de cráneos de T. rex, tanto en museos como en colecciones privadas y éste suena como uno particularmente bueno”, le comentó a CNN.

El tamaño del mercado privado de fósiles no está claro, pero Barrett estima que es un comercio bastante amplio, aunque la mayoría de las ventas se llevan a cabo a través de acuerdos privados, no en subasta.

Con tantas ferias grandes en todo el mundo, el comercio debe equivaler a “cientos de millones de dólares cada año, pero potencialmente mucho más que eso”, añadió.

Vista trasera del cráneo de un T-rex.

Vista trasera del cráneo del T-rex.

¿Y qué acerca de la ética?

Pero, ¿no sería una muestra como esta más adecuada para un museo o una institución académica, en vez de ser solo reservada para unos pocos elegidos?

Barret dijo que el Museo Natural de Historia no fomenta activamente el comercio privado, pero reconoce que muchos artículos se dañarían por la erosión y los elementos naturales si no se comerciaran. También señalo que las colecciones privadas a veces puede estimular el interés por la ciencia.

Su punto de vista no es compartido por todos sus compañeros de paleontología. Algunos de ellos tienen una visión mucho más antagónica dado que abre la posibilidad de que la documentación apropiada -registros de donde se encontró el artículo, la edad de las rocas y el tipo- no suele ser tan meticulosamente cuidada entre los coleccionistas privados.

El comercio de fósiles, sin embargo, es un negocio legítimo en muchos países, agregó Barrett.

La mayor actividad de coleccionistas privados tiene lugar en EE.UU., Europa, y Japón, pero hay “un mercado cada vez más grande para los objetos de lujo en China y también el Medio Oriente“, dijo.

El T-rex está justo en esa tendencia, Luxify señaló que la firma que descubrió el ejemplar buscó una subasta para que Asia ganará más exposición.

“Hay algunas ferias en China, Singapur y Japón, pero no hay muchas subastas”, explicó Barrett. “Estos objetos son básicamente de trofeo”.