(CNN) - Unicef está haciendo un llamado urgente a los líderes mundiales para reducir los niveles de contaminación en el aire: anualmente mueren más niños por esta causa que por la malaria y el VIH/SIDA juntos.

Cerca de 600.000 menores de 5 años mueren cada día por enfermedades relacionadas con la polución del aire en interiores y exteriores, especialmente en las naciones más pobres. Así lo afirmó el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake, durante la presentación de un informe titulado Clear the Air for Chlidren (Limpien el aire para la infancia). 

La polución también tiene efectos en los niños que no mata, incluidos aquellos que no han nacido, añadió el funcionario:“Las sustancias contaminantes no solo lastiman el desarrollo pulmonar de los niños, también pueden cruzar la barrera hematoencefálica y dañar la evolución de sus cerebros y, por tanto, su futuro. Ninguna sociedad puede darse el lujo de ignorar la polución del aire”.

Conferencia sobre cambio climático

El informe de la Unicef fue presentado antes de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, también conocida como COP22 al ser la sesión número 22 de la Conferencia de las Partes, que tendrá lugar en Marrakech, Marruecos, del 7 al 18 de noviembre. 

COP21 se realizó en París en noviembre de 2015 y recibió mucha atención, principalmente porque varios líderes mundiales aceptaron reunirse allí no mucho después de que en esas ciudad ocurriera un gran ataque terrorista. 

La Conferencia alcanzó su mayor objetivo: un acuerdo vinculante que mantuviera el calentamiento global por debajo de lo que la mayoría de científicos definen como el umbral crítico: 2 grados Celsius (3,6 grados Fahrenheit) de calentamiento. 

El mundo se compromete a una contaminación climática neta de cero para 2100

Lo que quiere Unicef 

Unicef le está pidiendo a los líderes mundiales, que asistirán a la COP22, dar 4 pasos:

—Reducir la polución recortando el uso de combustible fósil e invirtiendo en el rendimiento energético. 

—Aumentar el acceso de los niños a la asistencia médica, incluyendo más programas de inmunización e información sobre neumonía, una enfermedad que está acabando con la vida de los menores de cinco años. 

—Minimizar la exposición de los niños a la contaminación del aire al mantener las escuelas lejos de las fábricas y de otros generadores de polución. Además de usar estufas más limpias en los hogares. 

—Mejorar el monitoreo de la contaminación del aire. 

Los lugares con más contaminación del aire

Unicef explicó que en su reporte usó imágenes satelitales para mostrar el alcance que tiene la contaminación del aire. 

Cerca de 2 mil millones de niños viven en lugares donde la polución en los exteriores excede el límite que la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó para la calidad del aire, señaló el informe. Además, la gran mayoría de estos menores viven en países de ingresos medios y bajos.  

Eso incluye 620 millones de niños en la parte sur de Asia, 520 millones en África y 450 millones en el este de Asia y el Pacífico, aseguró Unicef. 

La polución de exteriores es muy común en las áreas urbanas de bajos ingresos y es causada por emisiones vehiculares, el uso generalizado de combustibles fósiles, la quema de basuras y el polvo, señaló el reporte.

“Los países desarrollados han tenido importantes avances en reducir la polución del aire y proteger los niños de los contaminantes en interiores”, sostuvo Lake. “Las naciones en vía de desarrollo –tanto de bajos como de medianos ingresos— también pueden y deben hacerlo”. 

El mapa es muy similar a uno que presentó recientemente la OMS y que muestra que el 92% de la población mundial vive en lugares donde la calidad del aire en exteriores está muy lejos de llegar a las guías que trazó esta entidad. 

Polución en interiores

El mapa satelital de la Unicef no incluye los peligros de la polución en interiores, un problema que afecta principalmente a las áreas rurales de bajos ingresos, donde las personas usan combustibles sólidos como el carbón y la madera para cocinar y como calefacción. 

Más de mil millones de niños viven en hogares donde los combustibles sólidos se usan de este modo, aseguró Unicef. Por ejemplo, el 81% de los hogares en zonas rurales de India usan esta clase de recursos porque son baratos y son fáciles de adquirir. 

El estudio encontró una clara correlación entre el ingreso nacional y el uso de combustibles sólidos en el hogar. 

“Tailandia –con un ingreso per cápita de 5.816 dólares– usa biomasa para suplir el 23% de las necesidades energéticas de los hogares, mientras la República Unida de Tanzania –con un per cápita de 864 dólares– utiliza la biomasa para el 95% de las actividades en las casas”, sostuvo el informe. 

Unicef ya está trabajando para distribuir estufas que sean mucho más limpias en Bangladesh, Zimbabwe y otras naciones pobres. 

Fetos en peligro 

La polución es especialmente peligrosa para los niños porque están en pleno desarrollo de sus pulmones y sistemas inmunes, explicó la investigación. 

Los niños que no han nacido también están en riesgo. Algunos estudios demuestran que una exposición crónica a altos niveles de materia particulada se asocia con altas tasas de abortos, nacimientos prematuros y bajas tasas de nacimiento. 

 

Unicef insiste que reducir la contaminación del aire es mucho más que un tema de infancia. 

“Proteger a los niños de la polución no solo va de la mano con su bienestar sino también con el bienestar de sus sociedades – un privilegio que se refleja en la reducción de costos en la salud, un incremento en la productividad, en un ambiente más limpio y seguro y, por lo tanto, en un desarrollo más sostenible”, afirmó Lake. 

Con información de Jacqueline Howard de CNN.