La Habana (CNN) - Aún después de asumir la presidencia de Cuba estuvo a la sombra de su hermano.

Cuando Fidel Castro cedió el poder tras ser sometido a una cirugía en julio del 2006. Raúl Castro no fue visto en público durante las primera dos semanas.

Un año más tarde, habló del que para muchos fue su mayor logro en el poder: mantener la estabilidad en ausencia de Fidel.

“Han sido en realidad meses muy difíciles, aunque con un efecto diametralmente distinto al que esperaban nuestros enemigos, que soñaban con que se entronizaría el caos, el socialismo cubano terminaría por desplomarse”, fueron las palabras de Raúl Castro el 26 de julio de 2007  en ese entonces era el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Más bajo de estatura y sin la figura imponente y carismática de Fidel, Raúl Castro supo durante años que era el sucesor designado de su hermano.

Como Fidel, Raúl nació en Birán, Cuba. Hijo de un inmigrante español y una doméstica con la que éste se casaría. Siempre estuvo al lado de su hermano, desde el asalto al Cuartel Moncada que lanzó la insurrección hasta el triunfo de la Revolución en 1959.

Pero los dos hombres tenían personalidades muy diferentes. Mientras Fidel Castro era más riguroso, Raúl es más pragmático, disfruta de las fiestas y siempre, según sus allegados, está bromeando.

Mientras la familia de Fidel tenía un velo de reserva, la de Raúl ha sido más visible. Cuando murió su esposa Vilma, el dolor de Raúl se difundió por todo el país.

Mientras Fidel insistía en la disciplina ideológica, Raúl siempre ha buscado respuestas prácticas.

En 2007, Raúl Castro reconoció que los salarios estatales eran insuficientes.

“Insisto en que no habrá soluciones espectaculares. Se necesita tiempo y sobre todo trabajar con seriedad y sistematicidad, consolidando cada resultado que se alcance, por pequeño que sea”, dijo Raúl Castro.

Después del colapso de la Unión Soviética, que dejó a Cuba al borde de la bancarrota y la hambruna, fue Raúl Castro quien insistió en permitir la libre empresa para los mercados agrícolas.

Aunque frecuentemente es descrito como de línea dura, algunos analistas piensan que su pragmatismo es lo más notable.

Un analista militar consultado por CNN dice que lo que Cuba necesita es “un hombre capaz de mostrar flexibilidad cuando haga falta y capaz de ser de línea dura”.

El ministro de Defensa de larga data construyó el ejército cubano y lo condujo por casi medio siglo, y aún antes de la muerte de su hermano, Raúl dijo que sería difícil seguir los pasos de Fidel.

Apenas 5 años menor que su hermano, Raúl Castro no es un hombre joven, no obstante, es el sucesor indiscutible e insiste en que gobernará, no como un individuo, sino como jefe del Partido Comunista que, según él, es el único heredero adecuado de Fidel Castro.