CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Costa Rica

Murió Kivú, el único león de Costa Rica

Por CNN Español

(CNN Español) – Costa Rica le dijo adiós a Kivú, el único león que habitaba en el país, después de que muriera en la noche de este jueves.

Según informó el Ministerio de Ambiente y Energía de ese país en su página de Facebook, el animal falleció debido a complicaciones relacionadas con la insuficiencia renal crónica que padecía. El cuerpo del león se encuentra en la Escuela Veterinaria de la Universidad Nacional “donde se le realiza una necropsia para estudiar más a profundidad las causas de su muerte”.

El pasado 6 de diciembre, el gobierno de Costa Rica anunció que Kivú sería trasladado del zoológico Simón Bolívar, donde vivía en cautiverio y era exhibido al público, al Centro de Rescate de Vida Silvestre Tropical de Zoo Ave, ubicado en La Garita de Alajuela. Las autoridades del país tomaron esta decisión debido a que los encargados de su atención en el Simón Bolívar “incumplieron mejora en condiciones del animal”.

Las preocupaciones por el estado de salud del león y las condiciones de la jaula en la que vivía cuando estaba en el primer zoológico fueron denunciadas en medios de comunicación y redes sociales desde 2016, como consta en un comunicado de prensa del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac). En julio de ese año se llevaron a cabo una serie de inspecciones por parte de esta entidad, junto al Ministerio de Ambiente y Energía y al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria.

Los resultados de las investigaciones fueron preocupantes: “El león Kivú no tiene las condiciones de vida apropiadas que respeten los principios de bienestar animal”, determinó el informe de las visitas. Y añadió que: “tampoco cumple lo establecido en la normativa vigente ni los estándares internacionales para mantener un animal de este tipo en cautiverio”. Por eso, a la fundación que maneja el zoológico Simón Bolívar, Fundazoo, se le ordenó habilitar en el plazo máximo de dos meses un nuevo recinto para Kivú, pues vivía en una jaula de 70 metros. Cumplido el tiempo, Fundazoo pidió una prórroga que “fue rechazada por la necesidad inmediata de mejorar las condiciones de vida de Kivú”, como informó la Presidencia.

Entonces Kivú entró al cuidado del Estado. Según el Ministerio de Ambiente, desde ese momento “el equipo profesional había manifestado que se estaba tratando con un león geriátrico y con una enfermedad renal irreversible y degenerativa. Es decir, Kivú estaba con una enfermedad incurable desde su estancia en el Simón Bolívar”. Cuando fue trasladado, el león contaba con un área de más de 300 metros cuadrados con vegetación, troncos, una cueva, plataformas y una fosa de agua, lo que cumplía los estándares internacionales, de acuerdo a la comunicación del gobierno. Todo con el objetivo de mejorar su condición de vida e iniciar un proceso de adaptación y sin ser exhibido a las personas, como pasó 18 años de su vida. Estaba siendo monitoreado 24 horas al día.

Tras doce semanas en su nuevo hogar, finalmente el único león de Costa Rica falleció. Kivú “estuvo presentando un deterioro en su estado de salud desde hacía varias semanas, y desde la última no quería comer”, añadió la información del Ministerio de Ambiente. De ahí que se hubiera considerado la opción de una muerte asistida, “para evitarle un sufrimiento innecesario”.

Los primeros días después del traslado, Kivú estaba de buen ánimo, comiendo y tranquilo, reportó en su momento el Sinac. También sobrevivió a la parte crítica de su recuperación de la anestesia. Sin embargo, el pasado 27 de enero, el Ministerio de Ambiente publicó en su perfil de Facebook que desde hacía dos semanas había reducido “la ingesta de alimento y en los últimos dos días prácticamente no ha querido comer; pese a que se le han ofrecido alternativas variadas de alimento como pollo, pato, conejo, pescado, caballo, res, huevos, entre otros”. Su actividad física también sufrió una disminución.

Zoo Ave, donde pasó Kivú sus últimos días, lamentó su muerte y agregó: “Lo intentamos y trabajamos fuertemente por darle una jubilación digna y la calidad de vida que merecía”. Por su parte, la organización Rescate Animal publicó en Facebook: “18 años de tortura para este pobre león que nació en cautiverio y así vivió toda su vida, sin que ninguna institución hiciera nada por ayudarle, hasta que ya era irreversible su condición fue que se decidió ayudarle…muy tarde para él”. La Asociación Defensa Animal manifestó junto a una foto del animal “perdón por todo el daño q (sic) te hicieron, Kivú luchamos por ti”.

Fundazoo, a cargo del zoológico donde el león estuvo 18 años, emitió un comunicado en el que afirmó que había advertido el riesgo de trasladar a Kivú y que “rechaza cualquier responsabilidad en la muerte del animal, debido a que este no presentó fallo renal crónico en los exámenes realizados mientras estaba en el Parque Zoológico y Jardín Botánico Nacional Simón Bolívar”. Añadió que durante su tiempo en ese lugar, el león tuvo de atención veterinaria, alimentación “según sus necesidades y condición física” y ambientación adecuada. Además, puntualizó que la expectativa de los leones en cautiverio es de 15 años, por lo que Kivú la habría superado. 

La muerte y las condiciones en las que vivió Kivú despertaron indignación en redes sociales y varios usuarios que mostraron su rechazo a esta situación: