CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Las opciones de Trump para actuar unilateralmente contra Corea del Norte

Por Brad Lendon, Katie Hunt

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que está dispuesto a solucionar la amenaza nuclear de Corea del Norte, con o sin China.

Trump, quien se reunirá con el presidente chino en su casa de Mar-a-Lago esta semana, declaró el domingo que estaría dispuesto a actuar unilateralmente para frenar el programa de armas nucleares de Pyongyang.

“Si China no va a aportar una solución, lo haremos nosotros”, Trump dijo al Financial Times en una entrevista.

Trump no dio más detalles sobre cómo planea exactamente frenar el desarrollo armamentístico del líder norcoreano, Kim Jong Un. Algunos analistas han sugerido que sus crípticos comentarios podrían ser simplemente una manera de desequilibrar a Xi Jinping antes de la histórica cumbre del jueves y viernes.

Sin embargo, no tener la cooperación de China, el principal aliado de Corea del Norte y principal benefactor económico, podría conducir a un cambio muy necesario en la dinámica con el provocativo régimen de Corea del Norte, dijo Anthony Ruggiero, un alto miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias.

“Esperar que China presionara a Corea del Norte no funcionó para Bush, no funcionó para Obama y no va a funcionar para Trump. Simplemente no tenemos las mismas prioridades”, dijo.

Hasta la fecha, la política estadounidense se ha centrado en los esfuerzos multilaterales: conversaciones a seis países y sanciones de las Naciones Unidas. Pero todo esto ha tenido poco efecto, y Corea del Norte ha aumentado gradualmente su programa nuclear desde 2016.

Entonces, ¿cuál podría ser la acción unilateral de Estados Unidos?

Opción 1: Negociar

Al menos en tres ocasiones durante la campaña electoral, Trump planteó el radical enfoque de hablar con Kim, potencialmente con una hamburguesa.

“No creo que una hamburguesa y papas fritas vayan a resolver esto”, dijo Lanhee Chan investigador en Hoover Institution.

“Y si tiene que ser la diplomacia va a llevar un largo período de tiempo y tendrá que resolver algunas cuestiones muy, muy difíciles”.

Pyongyang ha indicado que está abierto a la negociación, pero que no se comprometería a completar la desnuclearización como una condición previa para las conversaciones.

Podría estar dispuesto a suspender sus programas nucleares y de misiles si Washington atiende a sus preocupaciones de seguridad a cambio, dijo Leon Sigal, director del Proyecto de Seguridad Cooperativa para el Noreste de Asia en el Consejo de Investigación de Ciencias Sociales en Nueva York.

Por supuesto, este tipo de estrategia sería sumamente arriesgada, y las provocaciones más recientes del Pyongyang la hacen extremadamente difícil.

Después de una pausa en su actividad, que coincidió con la elección de Trump, Corea del Norte lanzó un nuevo tipo de misil cuando el nuevo presidente estadounidense se reunió con el líder de Japón, Shinzo Abe, el 12 de febrero. Desde entonces, ha probado seis misiles y llevado a cabo dos pruebas de motores de cohetes.

La posición internacional del país se ha deteriorado aún más después del asesinato del distanciado medio hermano de Kim, Kim Jong-nam, con el agente nervioso VX en el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur. Corea del Norte ha negado cualquier implicación.

Opción 2: Presión económica

Ruggiero dice que EE.UU. tiene que perseguir a las empresas y los grandes bancos chinos sospechosos de ayudar a Corea del Norte de manera más agresiva.

“Trump necesita liberar al Departamento del Tesoro para investigar a las compañías y los bancos chinos, y decirles que no lo va a permitir y sancionarlos”, dijo Ruggiero.

El viernes, el Tesoro sancionó a 11 norcoreanos y a una compañía de Corea del Norte por sus vínculos con el programa de armas del país y por violar las sanciones de la ONU, pero Ruggiero dijo que las autoridades estadounidenses tienen que centrar su atención en China.

Otros analistas dicen que las sanciones, no importa cuán sofisticadas, no van a llevar al régimen de Corea del Norte a frenar su programa.

“La conclusión es que lo último que van a cortar es lo militar”, dijo John Delury, profesor asociado de estudios chinos en la Universidad de Yonsei, en Corea del Sur.

Opción 3: Acción militar

En su viaje inaugural a Asia el mes pasado, el secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que EE.UU. consideraría una acción militar contra Corea del Norte si hay una provocación.

“Ciertamente, no queremos que las cosas lleguen a un conflicto militar… pero es evidente que, si Corea del Norte lleva a cabo acciones que amenazan a las fuerzas de Corea del Sur o a nuestras propias fuerzas, entonces habría una respuesta apropiada”, dijo.

Aunque EE.UU. posee una potencia militar abrumadora en comparación con Corea del Norte, cualquier ataque estadounidense podría exponer a Corea del Sur a consecuencias devastadoras, según los analistas.

“Todo es factible, pero todo se reduce a qué riesgos está dispuesto a tomar frente al resultado que se espera lograr”, dijo Carl Schuster, profesor de la Universidad de Hawai del Pacífico y ex director de operaciones en Centro de Inteligencia Conjunta del Comando del Pacífico de EE.UU.