(CNN) - Una serie de tormentas mortales que azotó algunos estados del sur de Estados Unidos durante el fin de semana podría poner a millones de personas más en riesgo mientras se mueve hacia el norte este lunes.

Al menos 13 personas murieron y decenas más resultaron heridas cuando las tormentas irrumpieron el fin de semana en Texas, Missouri, Arkansas, Tennessee y Mississippi, generando tornados e inundaciones que dejaron a su paso devastación.

Los tornados rasgaron los techos de las casas, arrancaron árboles del suelo y arrojaron al aire coches "como juguetes", dijo un testigo.

Se esperaba que las tormentas se trasladaran a Alabama este domingo por la noche y continuaran por un sendero que se extiende hasta Michigan. Una advertencia por clima extremo está activa en el momento, poniendo a 22 millones de personas en seis estados de Carolina del Norte a Nueva York en riesgo de tornados aislados, fuertes vientos y granizo.

En Texas, al menos tres tornados tocaron tierra este sábado, dejando gran devastación. Cuatro personas murieron y 49 fueron llevadas a hospitales, afirman las autoridades. Hay una persona desaparecida.

El gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, declaró estado de emergencia por las inundaciones. Al menos 4 personas murieron en la emergencia.

Aunque en Missouri el saldo es menor, las lluvias no dan tregua. Una pareja se quedó atrapada en su auto cuando las aguas empezaron a aumentar y a pesar de los esfuerzos del esposo por rescatar a su mujer, la señora de 72 años no pudo salir del coche y las aguas se la llevaron. Su cuerpo fue hallado este sábado en un pastizal cerca de Clever.

Así registró el gobernador de ese estado la emergencia: