CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Paz en Colombia

Desarme de las FARC en Colombia entra en la recta final

Por CNN Español

(CNN Español) — El desarme de la guerrilla de las FARC en Colombia entra esta semana en su recta final, al cumplirse el quinto de los seis meses del cronograma establecido para que sus miembros se concentren en 26 zonas del país y, bajo la vigilancia de un comité tripartito de verificación (integrado por representantes de la ONU, el gobierno y las FARC), les digan adiós a las armas.

Según lo pactado en Cuba, donde el gobierno y las FARC negociaron el acuerdo de paz durante más de 4 años, este lunes 1 de mayo la guerrilla debía entregar el 40% restante de su armamento individual, paso fundamental para que luego puedan convertirse en un movimiento político.

LEE: 5 claves para entender qué pasará con las armas que entregarán las FARC

En el acuerdo final de paz, firmado el pasado 24 de noviembre, ambas partes decidieron que la entrega sería gradual, optaron porque una misión internacional e independiente fuera la encargada de verificar y legitimar ese proceso y establecieron que el cronograma para la entrega total del armamento se debe cumplir en 180 días a partir del llamado ‘Día D’ y tendría tres fases:

  • Fase 1: D+90 — Las FARC entregarán el 30% del armamento
  • Fase 2: D+120 — Las FARC entregarán el 30% de sus armas
  • Fase 3: D+150 — Las FARC entregarán el el 40% restante de su armamento

El Día D elegido fue el 1 de diciembre del 2016.

TOPSHOT - A member of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC) guerrilla carries his rifle at the "Alfonso Artiaga" Front 29 FARC encampment in a rural area of Policarpa, department of Narino in southwestern Colombia, on January 16, 2017. The UN is overseeing the FARC's disarmament as part of a peace deal the leftist guerrillas signed with the government to end a more than five-decade conflict. The FARC's 5,700 fighters are now in camps waiting to be transferred to UN-monitored ZVTN transitional zones where they will demobilize and begin their path to civilian life and legality over a period of six months. But the delay in setting up the camps has hindered their transfer to these areas. / AFP / LUIS ROBAYO (Photo credit should read LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images)

(LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images)

De acuerdo con lo acordado, “a más tardar el día D+180 finaliza el proceso de extracción de las armas por parte de Naciones Unidas” y en ese momento “se da por terminado el funcionamiento” de las zonas transitorias y el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo.

Sin embargo, hasta el momento no ha habido comunicación oficial sobre si la entrega del 100% del armamento de las FARC efectivamente se cumplió este lunes o en qué punto va la misma. CNN en Español trató de obtener información con la Misión de la ONU en Colombia, encargada de dar los reportes al respecto, pero hasta el momento de publicación de este artículo no habían respondido a los llamados.

La falta de comunicación al respecto incrementa el escepticismo de muchos sectores de la sociedad colombiana comenzando por los partidos de oposición al Gobierno que no solo dudan del cumplimiento de la dejación de armas en los días pactados en el acuerdo final, sino que no creen que la guerrilla cumpla su palabra de entregar todas las armas que tiene en su poder.

El proceso de entrega de las armas ha sufrido varios retrasos, como lo documentó CNN en Español en marzo pasado, cuando las autoridades comunicaron que de un total de 14.000 armas en poder de las FARC, la guerrilla solo había entregado 140. 

El establecimiento de las 26 zonas transitorias de concentración de los guerrilleros, paso previo a su reincorporación a la sociedad civil, ha tenido varios obstáculos, desde la movilización de los miembros de las FARC hasta la infraestructura para su construcción y la resolución de temas vitales como el acceso al agua, alimentos y medicamentos en esos puntos.

Sin embargo, las tres partes que tienen autoridad en la zona (Misión de la ONU, gobierno y FARC) se han negado por el momento a extender el cronograma de 180 días.

Histórica visita del Consejo de Seguridad

El quinto mes de concentración y desarme de la guerrilla coincide, además, con la llegada a Colombia de los embajadores de todos los países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, quienes entre el 3 y el 5 de mayo visitarán varias de las zonas veredales y se reunirán con el presidente Juan Manuel Santos, líderes de las FARC, congresistas y organizaciones sociales.

Oficiales de comunicación de la Misión de la ONU en Colombia confirmaron que se trata de la primera vez que el Consejo de Seguridad de ese organismo visita un país de Suramérica.

“Esta visita es un respaldo de la comunidad internacional a los esfuerzos de los colombianos”, dijo sobre la visita Jean Arnault, jefe de la Misión de las Naciones Unidas en Colombia. “El apoyo unánime de los miembros del Consejo de Seguridad busca garantizar la consolidación de la paz”, agregó.

El Consejo de Seguridad está integrado por cinco miembros permanentes (Estados Unidos, China, Francia, Rusia y Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte) y 10 miembros no permanentes, que en este momento son Bolivia, Egipto, Etiopía, Japón, Italia, Kazajstán, Senegal, Ucrania, Uruguay y Suecia.

¿Y después de la entrega, qué?

Durante los cinco meses que se han cumplido de concentración de las FARC en 26 zonas y puntos veredales transitorios de normalización, las armas que han entregado han sido almacenadas por la Misión de la ONU en contenedores, de los que luego serán extraídas para crear tres monumentos que honren la memoria de las víctimas de la guerra en Colombia, en Cuba (sede de los diálogos entre el gobierno y las FARC durante cuatro años) y en la sede de la ONU, en Nueva York.

El ministro de Defensa de Colombia Luis Carlos Villegas calcula que 11.000 de las 14.000 armas en poder de esa guerrilla son fusiles.

La incógnita está en lo que sucederá con el llamado armamento “inestable” (municiones, minas y explosivos), que no fue movilizado hasta las zonas veredales de concentración de los guerrilleros por el peligro que representa para la seguridad de quienes realicen ese proceso.

Aunque Naciones Unidas informó en marzo pasado que en ese momento comenzaría a planear con las FARC la ubicación y destrucción de ese armamento, se desconoce en qué va el proceso.

Y si se tiene en cuenta que esas municiones, minas y explosivos están distribuidas en las 900 caletas que el comandante de las FARC, Rodrigo Londoño, reconoció que tenía la guerrilla en todo el país, surge una duda fundamental: ¿necesitara la Misión de la ONU en Colombia más tiempo, además de los 180 días del cronograma establecido en el acuerdo final de paz, para encontrar ese armamento y destruirlo?