CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Inmigración

Inmigración

La Casa Blanca propone limitar los programas gubernamentales para los inmigrantes

Por Tal Kopan

(CNN) — La Casa Blanca revisa una propuesta que podría castigar a los inmigrantes que usan ciertos programas del gobierno de Estados Unidos, confirmó este jueves el Departamento de Seguridad Nacional.

El cambio de normas planteado ampliaría considerablemente el tipo de programas cuyo uso generaría el rechazo a cualquier solicitud de inmigrantes, ya sea para extender su estadía en EE.UU. o para convertirse en residente permanente y eventualmente ciudadano.

La medida sigue la línea de los esfuerzos del gobierno de Donald Trump para revisar el sistema de inmigración de Estados Unidos y los cambios podrían favorecer sustancialmente a inmigrantes de altos ingresos, todo ello sin requerir una ley del Congreso. Según los críticos, los cambios equivaldrían a un certificado de ingresos para los inmigrantes en EE.UU.

LEE: Este es el lugar de EE.UU. donde más han aumentado los arrestos de inmigrantes

Los nuevos programas a considerar son el seguro de salud infantil, créditos impositivos y algunas formas de Medicaid. Su uso puede ser considerado como aspectos negativos para los inmigrantes que buscan cambiar su estatus para quedarse en Estados Unidos.

Foto de archivo del interior de una oficina migratoria, en Nueva York.

Al incluir los beneficios utilizados por los familiares de los inmigrantes, la propuesta también podría aplicarse a los beneficios que utilizan los ciudadanos estadounidenses que sean cónyuges o hijos del inmigrante.

publicidad

El portavoz del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés), Tyler Houlton, dijo que la regla propuesta había sido enviada a la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, el paso final del proceso de aprobación antes de su presentación.

Houlton no hizo ningún comentario sobre los detalles de la propuesta, pero dijo que el DHS está «comprometido a hacer cumplir la ley de inmigración existente… y parte de eso es respetar el dinero de los contribuyentes».

Por qué importa el cambio

La legislación de Estados Unidos permite a las autoridades rechazar a los inmigrantes que puedan convertirse en una «carga pública» o que dependan del gobierno.

Desde la década de 1990, eso significaba que los inmigrantes no debían usar los llamados «beneficios en efectivo», pero una gran cantidad de programas estaban exentos de consideración.

Pero la nueva regla incluiría programas tales como algunas formas de Medicaid, el Programa de Seguro de Salud para Niños, cupones de alimentos, atención médica subsidiada bajo Obamacare y el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo, de acuerdo con el último borrador obtenido por The Washington Post.

LEE: EE.UU. pedirá historial de redes sociales a solicitantes de visa

En un cambio del borrador anterior obtenido por CNN, los programas educativos que benefician a los niños, incluido Head Start, no se incluirán en el plan del gobierno. También se excluirán programas como los beneficios de veteranos.

La regla autoriza a los funcionarios que evalúan las solicitudes de residencia permanente y visas de residencia a considerar el uso de estos programas en perjuicio del inmigrante solicitante. Asimismo, les otorga la autoridad para denegar las visas de inmigrantes por estos motivos, incluso si el programa benefició a un miembro de la familia del solicitante.

La decisión establece un escenario difícil para los inmigrantes que esperan permanecer en Estados Unidos. Si ellos o los miembros de su familia aceptan algún beneficio público, es posible que se les niegue la capacidad futura de quedarse.

Los inmigrantes no son más propensos a calificar para estos programas que la población nativa de EE.UU., de acuerdo con las tablas incluidas en los documentos, informó The Washington Post. No existe una diferencia sustancial en la tasa entre los dos grupos.