CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

Grieta gigante demuestra que África oriental estaría dividiéndose en dos

Por Lucía Pérez Díaz

Nota del editor: Lucía Pérez Díaz es investigadora postdoctoral en el Grupo de investigación de Fault Dynamics, Royal Holloway. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las de los escritores. CNN exhibe el trabajo de The Conversation, una colaboración entre periodistas y académicos para proporcionar análisis y comentarios de noticias. El contenido es producido únicamente por The Conversation.

(CNN) — Una gran grieta, de varios kilómetros de largo, apareció repentinamente en el sudoeste de Kenya, en África.

La rajadura, que no para de ampliarse, provocó el colapso de parte de la carretera Nairobi-Narok y fue acompañada por actividad sísmica en la zona.

La Tierra es un planeta en constante cambio, aunque en algunos aspectos el cambio podría ser casi imperceptible para nosotros.

El movimiento de placas tectónicas son un buen ejemplo de esto. Pero de vez en cuando sucede algo dramático y lleva a nuevas preguntas sobre una división en dos del continente africano.

La litósfera de la Tierra (formada por la corteza y la parte superior del manto) se divide en varias placas tectónicas.

Estas placas no son estáticas, sino que se mueven entre sí a diferentes velocidades, “deslizándose” sobre una astenosfera viscosa.

Aún se debate sobre qué mecanismo o mecanismos genera su movimiento, pero es probable que incluyan las corrientes de convección dentro de la astenosfera y las fuerzas generadas en los límites entre las placas.

Estas fuerzas no solo mueven las placas, también pueden romperlas, formando una brecha y potencialmente llevando a la creación de nuevos límites entre ellas.

El sistema de grietas de África oriental es un ejemplo de lo que sucede actualmente.

El valle del Rift, al este de África, se extiende más de 3.000 kilómetros desde el golfo de Adén, en el norte, hacia Zimbabwe, en el sur, dividiendo la placa africana en dos partes desiguales: las placas de Somalia y de Nubia.

La actividad a lo largo de la rama oriental del valle del Rift, que cruza de Etiopía, Kenya y Tanzania, se evidenció cuando la gran grieta apareció repentinamente al sudoeste de Kenya.

¿Por qué ocurre esto?

Cuando la litosfera está sujeta a una fuerza de extensión horizontal, se estirará, adelgazándose. Eventualmente, se romperá, lo que llevará a la formación de un valle.

Este proceso se acompaña de manifestaciones superficiales a lo largo del valle del Rift en forma de actividad volcánica y sísmica. Las fracturas son la etapa inicial de una ruptura continental y, si tienen éxito, pueden conducir a la formación de una nueva cuenca oceánica.

Un ejemplo de un lugar en la Tierra donde sucedió esto es el océano Atlántico sur, que resultó de la ruptura de América del sur y África hace unos 138 millones de años. ¿Alguna vez notaste que sus costas coinciden como piezas del mismo rompecabezas?

No es fácil de romper

Las grietas exhiben una topografía muy distintiva, caracterizada por una serie de depresiones limitadas por fallas rodeadas por un terreno más alto. En el sistema del este de África, se pueden ver claramente desde el espacio una serie de valles de grietas alineados, separados unos de otros por grandes fallas de delimitación.

No todas estas fracturas se formaron al mismo tiempo, pero siguieron una secuencia que comienza en la región de Afar, al norte de Etiopía hace unos 30 millones de años y se propaga hacia el sur hacia Zimbabwe a un promedio de entre 2,5 y 5 centímetros por año.

Aunque la mayor parte del tiempo no nos percatamos de la alteración, la formación de nuevas fallas, fisuras y grietas o el movimiento renovado a lo largo de las viejas fallas, a medida que las placas nubia y somalí se siguen separando, puede provocar terremotos.

Una línea de tiempo en acción

El Rift de África oriental es único en el sentido de que nos permite observar las diferentes etapas de la fisuración a lo largo de su longitud. Hacia el sur, donde la falla es joven, las tasas de extensión son bajas y las fallas ocurren en un área amplia. El vulcanismo y la sismicidad son limitados.

Hacia la región de Afar, sin embargo, todo el fondo del valle del Rift está cubierto de rocas volcánicas. Esto sugiere que, en esta área, la litosfera se ha reducido hasta el punto de una ruptura completa.

Cuando esto suceda, un nuevo océano comenzará a formarse mediante la solidificación del magma en el espacio creado por las placas rotas. Eventualmente, durante un período de decenas de millones de años, la propagación del lecho marino progresará a lo largo de toda la brecha.

El océano se inundará y, como resultado, el continente africano se hará más pequeño y habrá una gran isla en el océano Índico compuesta por partes de Etiopía y Somalia, incluido el Cuerno de África.

Los eventos dramáticos, como las fallas repentinas en la división de autopistas o los grandes terremotos catastróficos pueden dar un sentido de urgencia a los cambios continentales, pero la mayoría de las veces se trata de una división de África sin que nadie lo note.