CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Internet

Las citas en línea disminuyen la autoestima y aumentan la depresión, según estudios

Por Juliet Marateck

(CNN) — Antes de que hubiera teléfonos inteligentes, los solteros solían ir a bares o discotecas y trataban de encontrarse con “la persona”. O al menos la de esa noche.

La tecnología ha salvado a los solteros de todo eso. Con los teléfonos inteligentes, ahora podemos llevar millones de posibles intereses amorosos en nuestros bolsillos. La siguiente persona está a solo unos pocos clics, clics o mensajes de texto.

Las aplicaciones de citas crecen y crecen en popularidad, sin señales de desaceleración. Match.com tiene más de 7 millones de suscriptores pagos, un aumento de 3,4 millones desde 2014. Según Tinder, la aplicación genera 1.600 millones de intereses por día, lo que lleva a 1,5 millones de citas (un promedio de uno o dos por usuario) por semana.

LEE: ¿Qué tiene Tinder Gold, la versión paga más cara de esta aplicación, que es todo un éxito?

La cultura de conexión en Tinder ya no es la que solía ser. Según un nuevo estudio publicado por la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, parece que lo que anhelan los usuarios son las relaciones sexuales a corto plazo. Con más y más usuarios cuyos deseos cambian, el estigma de encontrar pareja en línea disminuye.

Pero, ¿toda esta facilidad de citas nos hace más felices? Probablemente no.

Captura de pantalla de la plataforma OKcupid.

El rechazo es real, incluso en línea

Envías un mensaje a una persona que no recibe respuesta. Deslizas el dedo hacia la derecha y nunca es recíproco. Vas a una cita solo para ser “fantasma” después.

El rechazo duele, y no solo metafóricamente. Ser rechazado estimula la misma parte del cerebro que procesa el dolor físico, según un estudio de 2011 de Academia Nacional de Ciencias. Básicamente, nuestros cerebros no pueden diferenciar entre un corazón roto y un hueso roto.

En lugar de un rechazo en un bar el sábado por la noche, la popularidad de las citas en línea ofrece a los usuarios muchas más oportunidades para sentirse rechazados más rápido.

Elección y autoestima

La popularidad de las citas en línea también puede afectar la forma en que nos percibimos, de acuerdo con un estudio de 2017 publicado en la revista Body Review.

Se les preguntó a aproximadamente 1.300 estudiantes (en su mayoría) universitarios sobre su uso de Tinder, su imagen corporal y su autoestima. El estudio halló que hombres y mujeres que usan la aplicación parecen tener una autoestima más baja que aquellos que no la usan. En general, los usuarios de Tinder reportaron menos satisfacción con sus cuerpos y apariencia que los no usuarios, escribió la autora del estudio Jessica Strübel.

MIRA: La pareja viral de Tinder finalmente se conoció

Edad de adicción a la tecnología

Cinco aplicaciones para citas, Tinder, Bumble, Match, Plenty Of Fish y Zoosk, están entre las 50 aplicaciones sociales más taquilleras de la Apple Store, y Tinder se convirtió en la aplicación de mayor recaudación en septiembre gracias a Tinder Gold, un agregado de características premium.

Pero a medida que las aplicaciones de citas ganan popularidad y rentabilidad, ¿hay un mayor costo en comodidad y bienestar?

LEE: Los 10 destinos favoritos de los usuarios de Tinder para irse de vacaciones

El año pasado, Match.com lanzó un estudio voluntario sobre las últimas tendencias de citas. Aunque la encuesta no fue científica, los resultados fueron reveladores. Casi uno de cada seis solteros (15%) reportó sentirse adicto al proceso en línea de buscar una cita. Los milénicos tenían un 125% más de probabilidades de decir que se sienten adictos a las citas. Los hombres tenían un 97% más de probabilidades de sentirse adictos a las citas que las mujeres, pero el 54% de las mujeres se sentían más cansadas por el proceso.

“Las personas que se autodescribieron con conductas realmente adictivas a Internet y teléfonos celulares obtuvieron puntuaciones mucho más altas en las escalas de depresión y ansiedad”, dijo el profesor de Psicología de la Universidad de Illinois, Alejandro Lleras.