CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-galleryuEA04-playlist

Sigue la cobertura

Chapecoense

Chapecoense: las claves de la investigación

Por , CNN

CNN ha investigado durante más de un año el contexto que antecedió al accidente. Viajamos, en algunos casos en varias ocasiones, a 6 países sudamericanos. Trabajamos con más de 60 fuentes en 10 países. Analizamos miles de folios. El resultado de esta investigación se podría resumir en los siguientes puntos:

  1. La empresa
  2. El primer vuelo del Chapecoense con LaMia fue problemático
  3. Dudas sobre si LaMia cumplía las condiciones para operar internacionalmente
  4. ¿Conocía el presidente Evo Morales la existencia de la aerolínea LaMia?
  5. El seguro de LaMia estaba suspendido y no cubría vuelos a Colombia
  6. El avión volaba sin combustible suficiente
  7. Una aerolínea sin recursos
  8. ¿Tenía LaMia otros administradores?
  9. La conexión china
  10. ¿Hubo contactos con la Conmebol?

La empresa

En el momento del accidente, el único avión operativo de la aerolínea LaMia era propiedad del exsenador y empresario venezolano Ricardo Albacete, que se lo arrendaba a la empresa por 35.000 dólares mensuales, según consta en el contrato de alquiler. Al mando de la aeronave solían estar los dos socios de LaMia: el coronel Marco Antonio Rocha y el capitán Micky Quiroga. Este último murió pilotando la aeronave la noche del accidente.

Tras el siniestro, la justicia boliviana ordena la detención de los dos responsables vivos de la aerolínea: Marco Antonio Rocha, socio de la empresa, y el gerente general Gustavo Vargas Gamboa.

Ambos son acusados de incumplimiento de deberes, uso indebido de influencias, desastre en medios de transporte, homicidio culposo y lesiones gravísimas.

Rocha emprende la huida y se mantiene prófugo de la justicia. Su abogado tras el accidente rechaza las acusaciones y rehúsa revelar su paradero a CNN. Vargas es detenido y encarcelado durante casi 7 meses. Asegura que el único responsable del accidente fue el piloto por volar sin el combustible necesario. Junto a Vargas también es detenido su hijo, Gustavo Steven Vargas Villegas, que durante el periodo de certificación y puesta en marcha de LaMia ocupaba el cargo de director del Registro Aeronáutico Nacional de Bolivia. Entre sus funciones estaba emitir matrículas y procesar certificaciones de aeronaves y compañías. Vargas hijo es encarcelado durante 7 meses por supuestos delitos de tráfico de influencias, contratos lesivos al Estado e incumplimiento de deberes: todo ello en conexión con el caso LaMia. Niega haberle facilitado los trámites a la aerolínea y asegura que el Gobierno boliviano lo usó como chivo expiatorio.

El primer vuelo del Chapecoense con LaMia fue problemático

El Chapecoense ya había viajado en el mismo avión de la aerolínea LaMia, 40 días antes del accidente. Dos días después de la tragedia, los directivos del club afirmaron ante los medios que en aquel vuelo “todo salió bien” y que por este motivo, entre otros, volvieron a contratar a la misma empresa. Sin embargo, testimonios y documentos recabados por CNN no dejan duda de que el servicio prestado en ese primer vuelo dejó mucho que desear. Un viaje que inicialmente debió durar 8 horas acabó prologándose por más de un día, con dos escalas, el cruce terrestre de dos fronteras, una noche de hotel y traslados en vehículos muy precarios. Posteriormente, el entonces vicepresidente jurídico del club reconoció ante las cámaras de CNN lo siguiente: “Tal vez no lo habría hecho (contratar a LaMia por segunda vez), si hubiera dependido de mí”.

Dudas sobre si LaMia cumplía las condiciones para operar internacionalmente

En octubre de 2014, LaMia inició los trámites para obtener su certificado de explotador de servicios aéreos en Bolivia. Según dos fuentes próximas al entonces director ejecutivo de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), Luis Coimbra, este se resistía a aprobar el certificado de Lamia en los términos que pretendían sus dueños. Para Coimbra, LaMia no cumplía los requisitos para operar internacionalmente.

El 7 de julio de 2015, el general Coimbra fue destituido por motivos nunca aclarados. Ese mismo día fue relevado por el general Virgilio Pereyra Quiroga. 24 días después del cambio de dirección, el 31 de julio, quedó aprobado el certificado indefinido a favor de LaMia. Según el documento rubricado por Pereyra Quiroga, la aerolínea quedó autorizada a realizar “servicios aéreos no regulares, nacional e internacional de transporte de pasajeros, carga y correo”. Según declaró el nuevo director ejecutivo de la DGAC al diario boliviano El Deber, él se limitó a darle la aprobación final al certificado de una aerolínea que previamente había satisfecho todos los requerimientos del proceso.

¿Conocía el presidente Evo Morales la existencia de la aerolínea LaMia?

Tras el accidente, el presidente de Bolivia, Evo Morales, se desmarca públicamente de LaMia y afirma desconocer “que era una empresa con matrícula boliviana”. Sin embargo, fotos publicadas en Facebook 12 días antes del siniestro demuestran que Morales viajó en la aeronave accidentada por un acto oficial organizado por el Gobierno del departamento de El Beni. En una de las imágenes aparece en la cabina del avión con los dos pilotos dueños de la empresa. Su ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, afirmó que no existía ninguna relación entre el Ejecutivo de Evo Morales y LaMia.

También se hizo público que el entonces gerente general de LaMia, general Gustavo Vargas Gamboa, fue piloto de Evo Morales, entre otros presidentes, en el avión presidencial entre 2006 y 2007, algo que el propio Morales confirmó.

El seguro de LaMia estaba suspendido y no cubría vuelos a Colombia

CNN reveló en mayo de 2017 que Bisa, la aseguradora boliviana contratada por LaMia, le notificó a la aerolínea que la cobertura de la póliza del seguro de aeronavegación, que cubre la responsabilidad civil frente a los pasajeros y frente a terceros, estaba suspendida por impago casi dos meses antes del accidente. Nuestra investigación también revela que la póliza no cubría los vuelos a Colombia, país que aparece expresamente citado en una cláusula de exclusión geográfica junto a muchos otros. Aun así, LaMia obtuvo la luz verde de las autoridades aeronáuticas bolivianas y colombianas para volar entre ambos países en al menos 10 ocasiones, según el portal de tráfico aéreo Flightradar24.

Por estos y otros motivos, la aseguradora comunicó que el accidente no tenía cobertura. Bisa confirmó esta versión en una carta dirigida a CNN. Pese a la ausencia de cobertura, los reaseguradores de Bisa se comprometieron a crear un fondo de asistencia humanitaria para los familiares de las víctimas.

El avión volaba sin combustible suficiente

Los registros de vuelos de la aeronave accidentada publicados en el portal Flightradar24 muestran que en los meses previos al accidente el mismo avión habría volado en condiciones irregulares de combustible en al menos 9 ocasiones en Bolivia, Colombia, Brasil y Argentina, con equipos de fútbol a bordo. En 2016, el avión transportó dos veces a la selección argentina, incluido el astro Lionel Messi, entre Buenos Aires y la localidad brasileña de Belo Horizonte, violando las normas internacionales de combustible, según los registros de vuelo.

Una aerolínea sin recursos

En un peritaje del teléfono celular de un empleado de LaMia realizado por la Policía boliviana, se encontraron conversaciones internas de la aerolínea que dan cuenta de una situación financiera extremamente precaria. Según varias fuentes relacionadas con la empresa, varios episodios confirman que la compañía se manejaba sin recursos.

CNN constató que en agosto de 2016, durante un trayecto de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, a Medellín, Colombia, llevando el equipo de fútbol Atlético Nacional de Medellín, los responsables de LaMia pidieron dinero en metálico a los directivos del club para repostar combustible en una escala técnica. Según dos fuentes presentes en ese vuelo, la tripulación no tenía los recursos para continuar.

¿Tenía LaMia otros administradores?

Como atestiguan facturas y mensajes de correo electrónico a los que CNN ha tenido acceso o como sugiere la Fiscalía de Brasil, el dueño del avión siniestrado, el exsenador y empresario venezolano Ricardo Albacete, y su hija, Loredana Albacete, desarrollaban funciones en la estructura de LaMia que podrían ir más allá de ser simples arrendatarios de los aviones. Aparentemente tomaban decisiones de mayor envergadura. Por ejemplo, los Albacete expusieron los términos del primer contrato firmado entre LaMia y el Chapecoense. También facturaron y cobraron servicios prestados por la aerolínea.

En 2017, seis trabajadores bolivianos de LaMia denunciaron a Ricardo Albacete por el supuesto impago de sueldos atrasados. En la demanda lo definen en varias ocasiones como “accionista mayoritario” y “propietario”, y aseguran que quien actuaba por él era su hija Loredana. Los Albacete niegan ser los dueños de la empresa o sus administradores de hecho.

La conexión china

Ricardo Albacete explicó a CNN que parte del dinero inyectado en Lamia Corporation provino del empresario chino Sam Pa, quien entre 2014 y 2015 le transfirió US$ 2.700.000 gastados en el mantenimiento de los aviones en Bolivia, según la versión de Albacete. CNN ha tenido acceso a dos transferencias bancarias que suman esa cantidad desde una empresa vinculada a Sam Pa a otra sociedad de Albacete. Sin embargo, no hemos podido confirmar de manera independiente que el dinero llegara realmente a LaMia. Según Albacete, el pago formaba parte de un trato por el que Sam Pa compraría los 4 aviones del empresario venezolano para fundar dos compañías aéreas en África.

En 2014, el Departamento Antiblanqueo de Capitales del Tesoro estadounidense impuso sanciones a Sam Pa por “fomentar la corrupción de altos funcionarios” en Zimbawe a través de negocios ilícitos con diamantes. En octubre de 2015, Sam Pa fue detenido en China en circunstancias nunca aclaradas. CNN se puso en contacto con varios órganos del Gobierno chino y con una empresa vinculada a Sam Pa para saber de la situación del empresario. No obtuvimos respuestas.

¿Hubo contactos con la Conmebol?

Dos individuos relacionados con los dueños de LaMia declararon a CNN que mantenían contactos con responsables de la Conmebol, la máxima autoridad del fútbol sudamericano, con sede en Asunción, Paraguay. Según estos testimonios, los contactos habrían tenido como objetivo negociar acuerdos para comercializar los servicios de la aerolínea a través del órgano futbolístico. Sin embargo, el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, así como los responsables de tres equipos que contrataron los servicios de LaMia lo niegan.

MÁS SOBRE EL ESPECIAL

Acerca del autor