(CNN) - Algunas de las imágenes más impactantes y pertinentes de la última década se han exhibido como parte de la exposición del décimo aniversario del premio Prix Pictet en la feria de fotografía Les Rencontres d'Arles en Francia.

El Prix Pictet se ha otorgado, desde 2008, a un fotógrafo que cubre la sostenibilidad global de una manera reflexiva y visualmente llamativa. Está reconocido como uno de los premios más prestigiosos en la fotografía contemporánea.

MIRA: FOTOS | Así se vive en una de las ciudades más contaminadas del mundo

Los ganadores del pasado incluyen a Luc Delahaye, especializado en fotografía de conflictos; el documentalista Richard Mosse y el difunto Michael Schmidt, cuyo trabajo influyó en el famoso séquito de la Escuela de Fotografía de Dusseldorf, que incluye a Andreas Gursky y Thomas Ruff.

"El Prix Pictet ha sido pionero en infiltrarse en el mundo del arte en general, y no solo en la fotografía documental, con mensajes críticos sobre sostenibilidad", dijo David King, presidente del jurado del premio, en un correo electrónico.

"Creo que ha sido tremendamente eficaz al traer un nuevo enfoque al debate mundial sobre la sostenibilidad, cuyos argumentos esenciales corrían el peligro de desaparecer bajo un torrente de palabras y la monotonía de las imágenes", agregó.

Las obras expuestas son tan llamativas como diversas. Desde las coloridas imágenes de consumo de Valérie Belen, hasta las aterradoras fotos de Mitch Epstein de las comunidades que viven en las sombras de las plantas de energía.

Lo que une a los fotógrafos es, según King, un "deseo de hacer un trabajo convincente que resalte las desastrosas consecuencias de diversas acciones humanas sobre el futuro del planeta".

MIRA: Más del 95% de la población mundial respira aire contaminado, según un nuevo estudio

Una imagen de Benoit Aquin de una motocicleta conduciendo a través de una tormenta de polvo en Bayannur, Mongolia Interior. (Crédito: Benoit Aquin)

Una imagen de Benoit Aquin de una motocicleta conduciendo a través de una tormenta de polvo en Bayannur, Mongolia Interior. (Crédito: Benoit Aquin)

Si bien reconoce la dificultad de cuantificar cuánto cambio en el mundo real ha provocado el programa de premios, King espera que la exposición sirva de catalizador para el progreso a pequeña escala.

"(Espero que los visitantes se vayan con) una mayor comprensión de los temas claves de la sostenibilidad global, y una motivación para hacer una diferencia positiva en nuestro futuro, a través de sus propias acciones y las de los demás", dijo King.